jueves, 16 de octubre de 2014

UN HOMBRE COMO TÚ


Un hombre caminaba despacito.
Sin edad, sin prisa...Sin destino ni objetivo. Iba pensando en sus cosas, sus cuentas, su auto. 

Su corazón .


Era un hombre deseoso, lleno de deseos sencillos. Deseaba dormir abrazado. Deseaba una sonrisa al llegar a casa, un abrazo, un como estás.


Un domingo feliz. 

Era un hombre cuidadoso. Cuidaba de su familia, de su casa, de su auto, de su perro. Cuidaba de sus cuentas, de sus deseos, cuidadosamente amarrados. 

Era un hombre con  tiempo, tiempo para su trabajo, tiempo para su familia, tiempo para todos. Mucho tiempo.

Tiempo para anhelar.


Era un hombre triste, triste con sus cosas, triste con su llegada a casa. Con domingos tristes. Con una cama triste sin abrazos, un triste auto y su perro triste. Su triste edad, sus cuentas tristes. 


Su triste corazón.


Era un hombre como tantos. Un hombre como mi vecino, como mi padre... Como tú, como tantos hombres tristes, que pasean despacio sus deseos sencillos, sin edad y sin prisa.


Isabel Salas










2 comentarios:

  1. Triste, pero ya lo sabes..Saludos Isabel

    ResponderEliminar
  2. Tantas personas, no apenas hombres...conformadas con su suerte gris, haciendo de tripas corazón.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar. Tu comentario será publicado después de revisado. Abrazos