jueves, 27 de noviembre de 2014

REALIDAD COJONUDA


Lo único que hay que hacer para escribir sobre la realidad es tener cojones, porque realidad tenemos todos.

 Isabel Salas

FOTO: MIKEL BELTRÁN
 


sábado, 22 de noviembre de 2014

PALABRAS PÍSTIKAS



Todos hacemos las cosas que hacemos por razones diferentes
Los que escribimos también. Algunas veces  nos gusta hacerlo para contar un cuento que inventamos o para que nos ayude a pensar en las cosas que nos preocupan. Eso es fácil, porque las hacemos sin pensar mucho quien las va a leer, sólo las ponemos para afuera de nosotros y las dejamos volar donde quieran ir como pájaros que salen de la jaula abierta.
Como globos que se van llenos de nuestro aire.

Pero hoy es diferente. Un amigo me dijo que escribiera algo para unos niños que van al mismo hospital dónde él va y he tenido que leerme el diccionario entero tres veces para encontrar las palabras más Pístikas de todas. Tal vez no sepas que son esas palabras, por eso te lo voy a explicar. Son unas palabras especiales que se esconden entre las otras y hay que saberlas buscar, porque son como los cochecitos o el bolsito de la muñeca, que aunque están dentro de la casa, algunas veces no los encontramos. Porque son pequeños y se nos olvida donde los dejamos, o porque la abuela cambia las cosas de sitio o por lo que sea.

Lo importante es que las palabras Pístikas tienen un poder especial, sirven para hablar de cosas que dan miedo o que no son demasiado buenas sin que tengamos que sentirnos demasiado mal. No te voy a engañar diciendo que son mágicas porque la magia es cosa de cuentos para niños, y aunque tú eres un niño lo que te está pasando es muy real y mereces palabras reales, de gente grande.

Sé que estás mal y que las medicinas que tienes que tomar parece que funcionan muy raro, que cuando termina la quimio sientes mareos y muchas veces  ganas de vomitar. Sé que el pelo se cae y eso no es muy gracioso que digamos y sé que es muy difícil todo lo que está pasando. Cuando las cosas no son fáciles, algunas veces nos enfadamos o nos dan ganas de llorar y eso tampoco es demasiado guay.
Sentirse así.
Cuando te pongas bueno y pasen unos meses te acordarás de esta fase y  mirarás las fotos y a lo mejor te hace gracia, pero mientras está pasando entra poca risa. Lo que mas fastidia es no entender porqué te esta pasando precisamente a ti y a lo mejor has intentado adivinar si lo que te pasa es una especie de castigo por haber cogido unas monedas del bolso de mamá o por haberle tirado del rabo al gato  o cosas peores como hacer llorar al bebé en la cunita.

Pues ya te voy avisando que no. Que puedes quitar eso de tu cabeza. Las enfermedades no son castigos para gente que hace cosas malas. Si fuera así todos esos políticos de los que los mayores hablan  estarían ahí contigo haciendo su sesión de radio. Repito, quítate eso de la cabeza. Tú no has hecho nada malo para que te pase algo malo, sencillamente las cosas malas existen y algunas veces nos toca luchar contra ellas.
Como las cucarachas. Nadie las invita, pero de vez en cuando aparecen. Y no es que las cucarachas sean malas, es que dan asco y no nos gustan a la mayoría de la gente. ¿A mamá le dan miedo? A lo mejor sí, a muchas mamás las hace gritar como locas. A mí misma me daban miedo, hasta que me vine a vivir a Brasil. Aquí también las hay y son tan duras que no se mueren de un solo zapatazo como las que tu conoces. A estas hay que darles por lo menos siete veces para que se desmonten. Por eso, por lo difíciles que son de matar que les perdí el susto y  pasé a tenerles rabia.

Tal vez eso sea bueno cuando tenemos que enfrentar algo demasiado difícil de ganar, como te pasa a ti. Que estás enfrentando una situación muy complicada y sentir un poquito de rabia tal vez te ayude a tener mas valor. Todo lo que ayude a vencer es bueno. El valor es algo muy importante que sirve para muchas cosas. Te ayuda mucho y ayuda a los que están contigo. A los otros niños, a los padres, a las madres, a los hermanos... a todos. Es contagioso como la tos, y cuando está flotando dentro de un cuarto pasa de unos a otros y todos se ponen más valientes. Y para luchar esa lucha que estás luchando...  es mejor ser valiente porque no hay alternativas. No puedes decir que no. Te ha tocado decir que sí  muy pronto a cosas serias, y sé que no estás solo. 

Tienes un ejercito contigo y tu valor ayuda a los demás a ser los mejores. Cualquier ejercito tiene que ser valiente. Imagínate un ejercito de llorones. Nadie los tomaría en serio. Las  batallas no las escogemos, así como tu no escogiste estar ahí, pero sí podemos escoger la manera de luchar en ellas y a mí me gustaría imaginarte como el más valiente de los valientes. Me han dicho  que además de tu familia y otros niños como tú, en tu hospital hay unos médicos y unas enfermeras y enfermeros super Pístikos. Ellos saben muy bien como enfrentar lo que te está pasando. Han estudiado mucho para eso. Sé que te caen bien porque hasta a la hora de las inyecciones intentan ser simpáticos contigo. Sonríen, hacen bromas, traen caramelos en los bolsillos y algunos saben hacer trucos de magia. Es su trabajo, pero un trabajo tan importante que los convierte en personas especiales. Por eso se llaman especialistas.

Y  así se llaman los niños pístikos  como tú. Niños especialistas. Que aprenden desde chicos  a ser valientes, a tener paciencia con las cosas malas. Niños  que un día podrán ser los mejores adultos para cuidar de todos, para alegrarnos. Los mejores conductores de autobús, los mejores camareros, los mejores poetas.
Los mejores amigos de las personas normales que necesitamos  gente como tú para inspirarnos. Gente especialista con alma de artista.

Un beso muy grande para ti. 


Isabel Salas







martes, 18 de noviembre de 2014

ALGO HA PASADO



Algo ha pasado.
Mientras no me mirabas, aprendí a meter las clavijas yo sola.
Y las meto en sitios mejores.

 Isabel Salas

sábado, 15 de noviembre de 2014

PIDE UN DESEO







Tener deseos,
es tener sonrisas preparadas para brillar
cuando llegue la hora.

Son  semillas de alegrías que un día vendrán, 
cuando broten y crezcan
y nadie las aplaste.

Yo tengo muchos, 
deseos no me faltan.
Sólo falta una cosa,
según la norma impone.

Sólo falta la vela
y que al soplar, 
funcione.

Isabel Salas



PRIMAVERAS PARA TODOS



Demasiado tiempo han mandado los mismos 
de las mismas maneras.
Es hora de hacer cambios,
que sean para todos las primaveras.
Isabel Salas

viernes, 14 de noviembre de 2014

LA SERPIENTE SIN CASCABEL




¿Quién le pone el cascabel al gato?
No sé.
Yo se lo pongo al coronel,
y al caballito 
del carrusel.
Le pongo un cascabel 
a la barquita
sin timonel.


Al gato no, que araña,

que me regaña por ser tacaña 
y  darle el cascabel
a la serpiente,
que vive en la cabaña del capitel.
Cerca de la montaña
del desnivel,
y estaba triste
sin cascabel.



Isabel Salas




lunes, 10 de noviembre de 2014

GRATITUD

Cuando comprendí que nunca me querrías 
tuve que comenzar a  quererme yo.
Fue como un puñetazo de autoayuda a lo bestia,
lo que sobrevivió de mí... te lo agradece.

Isabel Salas

viernes, 7 de noviembre de 2014

CARNE DE CORAZÓN

Me gustaría acabar con todo ese arsenal de penas y por fin, 
poder tener un corazón hecho de carne de corazón y no de tripas.

Isabel Salas


 



















jueves, 6 de noviembre de 2014

ESTRATEGIA

Él la hizo reír ...
y las risas fueron el puente de besos
que ambos cruzaron para amarse bajo las estrellas

Isabel Salas

lunes, 3 de noviembre de 2014

DOLOR EN EL ALMA

Hay cosas que hacen doler el alma porque sentir esas cosas tiene que doler en algún lugar. 
Para eso se inventó el alma, para poner allí todos los dolores que ni el cuerpo, ni el cerebro tienen cojones de aguantar.
Inventamos un alma resistente a todo y por eso resultó inmortal. Y es allí que duele cuando duele lo que nunca debería de doler.

 Isabel Salas
 

SIN PALABRAS ADECUADAS

  
 
Me encantan las palabras.
Por sí mismas, por el ruido que hacen al ser pronunciadas o al caer.
Por lo que significan. 
Galleta. Barco. 

Esa imagen mental que se forma en nuestra mente. 
Las fotos de los pensamientos que se pintan con palabras que leemos o escuchamos.
Playa. Viento. Mango.

Palabras mágicas, como abracadabra.
Palabras crueles, como adiós.
Palabras inútiles, como alirón.
Largas , cortas, desmedidas, desmelenadas.
Palabras inciertas y verdaderas.
Floridas. 
De Honor.

Palabras políglotas.
Huecas, pomposas.
Vitales.
Que dan la vida, la risa, la esperanza. Como las que siempre tenías para mí.
Mortales.
Que te dan la muerte.
Que te dicen ha pasado algo. Algo malo.
Y te pones a buscar en tu cerebro entre todas las cosas malas posibles, cual es la que te anunciarán las siguientes palabras, para ver si adivinas mal y no es eso.

Y en este momento...aunque me gustan mucho  las palabras, me gustaría no tener que escucharlas, ni leerlas.
Que desapareciesen los idiomas, las galletas y los barcos.
Que los vientos y  las playas se acabasen...
Que los mangos que tanto te gustaban nunca hubiesen existido y nadie tuviera que decirme que ya no estás.

Nadie sabe ni quiere ser el mensajero de esos mensajes horribles y nadie quiere escucharlos,  y nunca nadie consigue  comunicar esas novedades  con las palabras ciertas.
En este momento, yo tampoco,  encuentro palabras adecuadas para expresar lo que siento pues no es hora de hablar y sí de llorar. 
Y eso haré.

Isabel 


 




























Este es Eric, mi amigo, con Lourdes, el amor de su vida. La mujer con quien compartió los últimos años.
Nunca tuvo una sonrisa tan serena. 
Él siempre me decía que el amor más bonito es el último, me recordaba con mucha guasa que la mancha de mora con otra verde se quita y que él quería estar limpio .
Siempre presumiendo de guapo.
Ya lo sabéis.

Sus ojos siempre brillaron un poquito más que los ojos de los demás. Parecía que siempre estaba a punto de decir una tontería o hacer una broma.
Le gustaban como a mí, los barcos, el mar, los mangos, las galletas y el viento.
El viento para volar, como un pájaro, como aquella cometa gigante con que jugábamos en Vélez, como un avión, como un cohete.

Cumplió su sueño de hacerse piloto y volar por encima de mares azules.
Viviendo a tope. 
Siempre al máximo. 
Siempre dejando amigos en cada ciudad en la que vivió, dejando buenos recuerdos.
Gratitud y personas que lo añoraban.

Escribí esas palabras esta mañana desde mi tristeza y quiero dedicárselas  a Lourdes en primer lugar pues consigo imaginar la magnitud de su pérdida,  pero no quiero olvidar  a todos los amigos y amigas que lo queríamos tanto también, a sus hermanos, a sus sobrinos, y a sus padres.
 
Un beso a todos, sin nombrar a nadie para no  sentirme mal por olvidar algún nombre.







sábado, 1 de noviembre de 2014

TARTA DE HIELO




 

Receta:

Mi hija menor que es una fuente inagotable de imaginación y creatividad, anoche inventó una receta inédita para el mundo culinario. Imposible de comer pero maravillosamente refrescante en este calor horrible que hace días que enfrentamos. Como podéis observar, cogió un montón de pedacitos de zanahorias, cebollas, pepinos y otras cosas irreconocibles y las congeló.

Después de congeladas y desformadas, se colocan en un plato bonito y se miran. Sientes como el fresquito te invade y te devuelve la vida. También se puede hacer una foto para ponerla en el Facebook y compartir con los amigos.

Reírse un ratito de tanta tontería, ya que como le dije a ella, hay muchas fotos de cosas lindas supuestamente comestibles en internet que no hay huevos de comerlas de malas que están. Fotos de comidas tan caras que no se pueden comprar los ingredientes, o de comidas tan feas que aunque sean buenas para la salud no hay quien se encante con ellas.
Ésta idea es económica de hacer y preciosa de mirar.
Como dijo su hermana cuando la vio, "Por Dios, ha quedado una célula culinaria muy bonita, sí".

Su idea era principalmente cachondearse de la gente que hace frutas cristalinas, pues simplemente las odia y las escupe de los panetones o de cualquier sitio donde encuentre una.

Ahí tenéis el resultado de su crítica a los cristalizadores de frutas para ver si paran de estropear los panetones con esas frutillas incompetentes.

Isabel Salas