miércoles, 27 de mayo de 2015

SERÁ QUE LES GUSTA


Me pregunto que Dios cruel hace con que los vecinos que rodean a alguien que sufre violencia verbal o física, casi siempre, sean sordos. Como si no bastasen los gritos y los golpes, la soledad, el miedo y la humillación continua, a todo lo malo que sufren niños, adultos o ancianos maltratados, se le añade a ese infierno un ramito de dudas crueles:  porqué nadie escucha las gritos, nadie llama a la policía, nadie se conmueve, nadie ve nada, nadie oye nada y aún se escudan cobardemente en la disculpa de que es la víctima quien debería denunciar. 

Pidámosle a los bombardeados, a los masacrados , a los golpeados, a los violados, a los torturados y a todos los que sufren abusos que denuncien ellos también, así como se les exige a las víctimas del maltrato doméstico, y  digamos lo mismo que decimos en esos casos, no hay que meterse, si no dicen nada será que les gusta.

Isabel Salas

4 comentarios:

  1. Jamás cerraré los ojos y los oídos ante esa lacra. Siempre me meteré "donde no me llaman", me cueste lo que me cueste!!! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacen falta más personas así, sin duda. besos amiga

      Eliminar
  2. Es desgarrador ver la indolencia de la gente, y mas como después de que sucede lo que sucede, te miran y sonríen como si no hubiesen escuchado nada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, para clavar más el puñal de la indiferencia, saludan sin preguntar que son esas marcas o comentar sobre los gritos.

      Eliminar

Gracias por comentar. Tu comentario será publicado después de revisado. Abrazos