martes, 24 de noviembre de 2015

sábado, 21 de noviembre de 2015

INCREÍBLE


Parecía increíble.
Parecía mentira.
Y lo era.

Parecía un sueño.
Y lo era.

Parecía doloroso,
oscuro, gris.
Y lo fue.

Tan oscura la noche,
tan negra...
que ya no amanece igual.


Isabel Salas

SUAVE


Mi pelo es suave,
como yo,
como mis labios.
Suave como mis besos
y mi cariño suave.

Suave es mi alma
y suaves mis caricias suaves
que te esperan aquí,
en mi abrazo suave
que aguarda por ti.

Isabel Salas



TU PUERTA

Me has cerrado tu puerta.

Eso dijiste.
Y no es eso lo peor, lo peor es que desde aquí fuera todas las puertas me parecen iguales y ya no sé cual es la tuya.
Todas las puertas cerradas se parecen tanto...
Tanto.


Isabel Salas

ABRE


sábado, 7 de noviembre de 2015

POR ESO


Yo sé que no se debe suplicar que te quieran.

Por eso no lo hago. Va contra todas las leyes del amor y debo ser fuerte, resistir las ganas y no hacerlo.

Por eso no te pido que me quieras, ni que me hables, ni que vengas, ni que me mires, ni que me des un beso, ni que me cantes, ni que me cuentes chistes, ni que me digas cosas bonitas de esas que antes me decías.

Por eso.
Para no salirme de la ley y que me pongan una multa o algo peor por hacerlo todo ilegal, es que me callo y no digo nada o casi nada. 

Sólo en el pensamiento, a veces, mentalizo las cosas que no debo decirte con palabras e improviso una telepatía wifi que haga que resuenen en tu cabeza las cosas que vuelan dentro de la mía. Palabras prohibidas que no debo decirte pero puedo pensar, quiéreme, háblame, ven, mírame, bésame, cántame, cuéntame chistes, dime cosas bonitas de esas que antes me decías. 

Y en mi cabeza funciona, vienes y me besas.
Todo imaginado menos la sonrisa que se me dibuja en la boquita que es completamente real y legal.

Isabel Salas




TU ODIO


Hasta comprendo que me odies.

Tus motivos tendrás para verme como me ves. Tus gafas de ver la vida, que te las rompieron cuando eras niño y hasta hoy miras por esos cristales llenos de telas de araña, o son las drogas que usas y te dejan así tan podrido como una rama podrida del árbol muerto que ya ni respira ni sirve para ser nido, o tal vez sea tu semen atorado que te perjudicó el cerebro o algo.
No lo sé. 

Lo que no entiendo es tu necesidad de hacérmelo saber. Ese empeño que pones en estar seguro de que lo sepa yo, como si tu odio necesitara materializarse de alguna manera y golpearme para existir de verdad.

Hacer ruido de cosa real que sale de tu cabeza y rompe cosas a golpes para tomar conciencia de que está vivo.

Siempre los golpes.
Tus golpes en los muebles, en las puertas, en mi alma, en el perro, en la esperanza, en la pared del pasillo, en la lámpara que me gustaba, en mi cara, en la tranquilidad del alma, en mi boca.

Y el silencio de después de sonar los golpes que nos hace flotar en el espacio como naves agotadas que se miran de lejos sin entender muy bien como se sale de esa película de terror y guerra en las estrellas.

Isabel Salas

domingo, 1 de noviembre de 2015

[INVITACIÓN A BEBER] Poema en el que para variar soy la musa


Agradezco este precioso poema que me dedica el poeta argentino Marcelo Gonzalez. Os dejo el link a su BLOG y a su página de FACEBOOK para quien quiera conocer algo más sobre su trabajo que sin duda recomiendo.




[INVITACIÓN A BEBER]

Isabel escribe poemas

sobre el agua 
como si en verdad los bebiera,
de una sola vez.
Como si estuviera 
llena de sed
luego de escribir
un intenso desierto
y de un sólo arrebato
hiciera de pronto llover.


O como si al final
de una larga jornada
te invitara a flotar
sobre un horizonte piélago
pintado de azul.
No la conozco,
tan solo su huella,
pero no me es indiferente
toda vez que ella
vuela en uno después
de haberla leído.
Isabel escribe poemas
como si te invitara a beber!



(A Isabel Salas)

Marcelo González