miércoles, 13 de enero de 2016

LECHE DERRAMADA



Hay que reconocer que da cierto gustito saber que alguien, que te perdió por idiota, llora  hoy mirando alrededor sin entender muy bien dónde te metiste.

Hay una cierta justicia poética en esas lágrimas tardías que ya no significan nada y sin embargo, compensan un poquito las muchas que lloraste tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Tu comentario será publicado después de revisado. Abrazos