jueves, 20 de octubre de 2016

MÚLTIPLO DE 43


El primer pensamiento:
no hicieron nada, los van a devolver.
El segundo pensamiento, 
están tardando.
El tercero ya no es pensamiento,
es miedo.
43 miedos.

Muchos miedos juntos.
Cuarenta y tres multiplicado muchas veces.
Mira.

Miedo de madres, de padres, 
miedos de hermanos, 
de primos,
de amigos y conocidos.

De novias, 

de novios o de corazones enamorados
que esperaban la oportunidad de besar 
una de esas 43 bocas.

Miedo de abuelas, de abuelos.
Viejos rezando
 por el nieto lindo que regalaba coches dibujados,
por la nieta,
que traía flores sudadas en la manita.

Miedo de vecinos

que protestaban por el ruido de los niños. 
El miedo apretado de sus profesoras de primer año,
  ellas los enseñaron a leer.

A leer.


Tal vez habría sido mejor que no leyeran...

Lloran amargo ellas, 
desde aquí las oí llorar con sangre del corazón
en vez de lágrimas.

Mira cuantos miedos juntos.

Suma.
Y sigue sumando.

Suma los miedos de otras madres y padres

que también tienen hijos descontentos.

De otras profesoras,

de otras abuelas y vecinos.
Suma el tuyo
y el mío.

Haz la cuenta con todos los miedos

de los que tememos la orden cruel del monstruo de turno.
No es mexicano.
Es un monstruo todo terreno,
y como Nessy
asoma su cabeza en cualquier parte 
cuando menos lo esperas.

Sale del infierno más hondo a respirar.

Argentina, España,
Chile,
Corea, China, USA,
Argelia, Alemania, Rusia.
Suma.

Suma países, 

suma miedos, suma y multiplica.
Verás que cuarenta tres
es sólo un puñado más de chicos y chicas
matados, robados,
comidos por el mismo demonio de siempre.

Que es de todos, 

y a todos 
nos puede comer cualquier día.

Eso sí da miedo, 

un miedo gigante que tapa las nubes
Un miedo infinito. 
Múltiplo
de 43.

Isabel Salas


Este texto forma parte del libro  NAVAJA DE LLAVERO



ENLACE PARA ADQUIRIR EL LIBRO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Tu comentario será publicado después de revisado. Abrazos