miércoles, 30 de noviembre de 2016

lunes, 28 de noviembre de 2016

martes, 15 de noviembre de 2016

FELICES

Se separaron y fueron felices para siempre.
Y sus gargantas,
y los vecinos...
los perros del vecino.

Todos mucho más contentos.
Y más tranquilos. 

Isabel Salas



lunes, 14 de noviembre de 2016

EL PUTO AMO

Somos muchas las personas que vivimos sintiendo la hostilidad del mundo desde la mañana a la noche. Vivimos rodeados de violencia, injusticias, malostratos contra personas y animales , bombardeos de inocentes y tantas cosas injustificables para las personas buenas, entre las que me cuento sin dudarlo.

Nos sentirnos impotentes, desamparadas y desprotegidas. Parece que nosotras, las personas de buenos sentimientos, incapaces de entender la agresividad política, económica y física a la que somos sometidas continuamente, estamos absolutamente fuera la ley.
Y así me siento, fuera de la ley, porque no hay leyes que impidan los desahucios, sino leyes que los regulan, no hay leyes que impidan que se rescaten los bancos que nos han llevado a la ruina, y sí leyes que nos obligan a darles el dinero público para que se rían en nuestra cara los que verdaderamente mandan en el mundo. Ese poder detrás del poder que usa a nuestros politicos como marionetas y que nunca aparecen ni a dar la cara ni a darnos explicaciones.

Reclamamos a las personas equivocadas, no son Rajoy, ni Trump, ni Obama, o la Merkel los que tienen la culpa de lo mal que está todo, ni siquiera son incompetentes (aunque muchos políticos lo son) o ladrones ( al menos no todos), simplemente obedecen órdenes de bancos , corporaciones y grandes intereses y no hay nada que puedan hacer una vez que ganan las elecciones y el "Amo" del negocio les dice cuales son las fichas que deben mover.

Esos canallas que nos gobiernan sin escrúpulos incentivan el odio entre nosotros de muchas maneras, y así, el racismo, el machismo, el feminismo, los fanatismos religiosos, los patriotismos, el futbol, y cualquier cosa que enfrente personas de cualquier país con otro, de cualquier color o de cualquier edad o gusto musical es llevada al extremo.

Un ejemplo claro son los espectáculos con animales como el de hoy en Medinacelli. Torturarán a un animal hermoso y sano durante una hora para la supuesta diversión de unos supuestos seres humanos en nombre de una supuesta tradición.

Es absurdo, y una locura total que no se sostiene si no la entendemos dentro de ese plan mayor y global de hacernos sufrir a todos, enfrentarnos entre nosotros y que no levantemos la mirada a ver quien se esconde detrás de los hilos que mueven esos muñequitos a los que llamamos de líderes mundiales y no son más que títeres.

Esta noche o cualquier noche, en Medinacelli, en Tordesillas, en cualquier estadio, en una playa donde desembarcan refugiados, en alguna ciudad bombardeada, al alguna cárcel política o no...en algún lugar donde se cometa un acto cruel habrá dolor y muerte de animales o de personas y así se irá repitiendo hasta que en vez de pelearnos entre nosotros levantemos juntos las cabezas para identificar quien maneja los hilos de los payasos que nos gobiernan.

Isabel Salas

domingo, 13 de noviembre de 2016

JÚBILO EN EL INFIERNO

Un toro menos
una vergüenza más,
otra derrota.

Otra vez la maldad
venciendo al bien.

Y otra vez tendremos 
que respirar hondo
y volver a creer
que la guerra no acaba
hasta ganar
y conquistar la paz
que los buenos queremos.

Y si eres de esos
que quiere discutir
si existe el bien o el mal,
pregúntaselo al toro
que mataron anoche
según dicen los malos
para festejar.


Isabel Salas

martes, 8 de noviembre de 2016

MI ENEMIGO

  
Hay golpes secos 
que me hieren la carne
y otros mojados
que me ahogan el alma.

Gritos de guerra
rugidos de pelea
que me roban la calma.

Causas para empezar
y falta de razones,
 por mucho que las busques,
para agredir
o para golpear.

Ausencia de motivos hay, 
para seguir,
el bucle destructivo
que sin motivación,
no permite entender,
como el supuesto amor
ha llegado a este punto
de destrucción.

Hay horas de terror
para esconderme, asustada,
dentro de mí, 
en mis propias entrañas,
lejos del sol
que sirven de casita
de caracol.

Y otras de regresar, 
desde el fondo del pozo,
para tratar de nuevo
de comenzar

Minutos que se alargan
esperando que escampen
la tormenta de puños
las frases de puñal
y el huracán de sustos.

Y se acabe por fin,
la pesadilla,
y pares.

Y el silencio retorne
acallando tu ira
para poder
aceptar tus disculpas.

Volver a pretender que te creo,
fingir que sé, 
 que lo lamentas
y de nuevo mentirme,
por no sentirme
la mujer mal amada
la que no supo ser protegida
y merecía
ser respetada.

Salir contigo
pasear de tu brazo
sonreír al andar
 mientras camino
lado a lado,
a la sombra,
de mi enemigo.

Isabel Salas


Podrás conocer más sobre mí y mi trabajo en los dos libros que ya tengo publicados. Te dejo los enlaces donde puedes adquirirlos.