domingo, 17 de diciembre de 2017

COSAS IRREPARABLES




Todos los cabrones dicen lo mismo, parece que hicieran un curso antes de nacer. Aunque yo tuve mala suerte, el mío nada de flores ni de "te quieros" , lo máximo que preguntaba después de la borrachera es "Si había ocurrido algo irreparable"... y sí.

Rompió mi confianza de forma irreparable. El corazón se arregló, otros besos me hicieron olvidar los suyos, otros abrazos, la frialdad de sus brazos. He vuelto a aprender a beber cerveza sin taquicardia y a brindar y reír sin miedo a que mi compañero no sepa parar y beba hasta volverse loco y convertirse en un monstruo que empieza a reventarlo todo, empezando por los muebles y terminando por mí.

Se han reparado mis ojos, que lloran mucho menos y mis pulmones que ya respiran mejor. He tardado años en reparar mi capacidad de enamorarme y mi desconfianza a la hora de dar mi opinión por el miedo de escuchar que no entiendo nada o que soy una bruta con el cerebro lleno de grasa. He recuperado parte de la confianza en mí misma y mis deseos se atreven de nuevo a manifestarse sin miedo a ser criticados.

Lo único que no se reparó es la confianza en él, eso sí es irreparable y por suerte es así. 

Es mi seguro de vida.

Isabel Salas






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Tu comentario será publicado después de revisado. Abrazos