jueves, 27 de febrero de 2020

CORONAVIRUS



A aquella falsa moneda,
de quien hablaba la copla,
que de mano en mano iba,
a quien todos repelían
de Carpi a Constantinopla,
le salió un competidor
más rechazado que ella,
pues además de infractor
que no respeta fronteras
es causante de estupor,
de miedo, de descontrol
de fiebre, tos y dolor.

Fue coronado en Wuhan,
fiscalizado en Japón, 
confinado en un crucero,
y estornudado por Juan,
escondido en un rincón.

Analizado en Seúl
y llevado por Raúl
de La Scala de Milán
hasta la bella Dezful.

Coronavirus lo llaman. 
Lo comparan al Goliat
abatido por David,
mientras derrotarlo traman.
Aunque en esta situación
para vencer al Covid,
más que honda y puntería,
necesitamos unión.

Consenso, ponderación
y evitar la tontería
de esconder la realidad
alimentar la traición,
maquillando la verdad
o atizar la algarabía
de esta gran tribulación.

Mascarillas, alcoholes,
nuevos datos, pesadillas.
Ansiedad, conspiraciones.

Perfil de los afectados,
temor por los infectados,
llanto por los fallecidos.

Miedo por el porvenir, 
tristeza por lo perdido
y esa esperanza feroz
de que el sentido común
nos haga sobrevivir
y nos ayude a entender
que somos todos hermanos
y la Tierra
es nuestro nido.

Isabel Salas






domingo, 9 de febrero de 2020

SIN TÚ


Tú y yo sin tú, 
es sólo yo.

Un yo solito
que se sienta delante de tu espacio
y no sabe que hacer.

Si decir tu nombre 
envuelto en un grito
y dejar que se arrastre despacio 
hasta donde estés.
O esperar la hora 
en que lo que siento
pare de doler.

Tú y yo sin tú
es un yo sin aire.

Tan uno, tan sin ganas, 
tan sin saber qué hablar
ni qué decir.

Tan casa sin ventanas,
tan loco por amar
tan sin saber decir adiós 
ni cómo concluir.

Y tan sin tú,
tan yo sin ti.
Tan incapaz,
tan infeliz.

Isabel Salas


lunes, 3 de febrero de 2020

A SALVO





Tenía un nombre, unos padres, un trabajo con el que ganaba su dinero y amigos, muchos amigos. bastantes libros, una casa, un coche, un par de perros y tres cajas con fotos de parientes muertos de los que nadie en la familia recordaba el nombre. No había nada extraordinario en su vida, ni en él, para quien sólo juzga las cosas por las apariencias sin mirar la esencia. 

Exactamente es eso que hacen la mayoría de las personas, quedarse con la primera impresión y pasar de largo cuando se cruzan con personas como él.  Y es gracias a eso que las personas extraordinarias pueden pasar desapercibidas para la gran masa. 

Se mantienen seguros en tanto en cuanto el rebaño ignore que existen.

Isabel Salas

viernes, 31 de enero de 2020

KIKA


Cada día más sabia y mañosa, (también más cieguita) pero siempre compañera y dispuesta a todo por sus seres queridos, que somos mi hija y yo, ya que el resto de la familia volvió a Europa.

Desde hace meses duerme debajo de mi cama y ya no quiere quedarse fuera de noche. La verdad, me gusta este cambio y me agrada sentirla cerca. A veces suelto la carcajada, en plena madrugada, al escuchar las cosas que dice mientras sueña o al ver lo rápidamente que sale de de su escondite cuando suena el despertador, como si tuviera mucho que hacer y estuviera atrasada.

Apreciar el amor de los animales que viven con nosotros, sean perros, gatos o cualquier otra clase de mascota, es sin duda uno de los placeres de la vida.💙 En casa tenemos suerte de contar con ella, con su lealtad a prueba de bombas y con la paciencia que le echa a nuestros gatos.


lunes, 27 de enero de 2020

ALICIA EN EL PAÍS DE LOS SUEÑOS





Hace mucho tiempo alguien hizo soñar a Alicia, y ella, soñó.


Dócilmente, sin resistencia, como aquella otra niña del mismo nombre que persiguiendo un conejo cayó en el mundo de las maravillas, nuestra Alicia se dejó abrazar mágicamente por una ilusión bonita que, aunque irreal, la hizo feliz, le puso estrellas en los ojitos, le recordó sensaciones vividas en otras vidas y le permitió conjugar el verbo anhelar en cada suspiro de su alma enamorada.


Algo mágico e increíble se le ofrecía como concreto y posible, alguien le dijo ven, ven con total confianza, nada temas, soy de verdad, nunca miento, soy tu cura y tú la mía, contigo la noche oscura, se pierde en la lejanía.

Y ella, que se había olvidado de lo que era amanecer escuchando, alborozado, el latir del corazón del ser amado, se lo creyó. Extendió sus brazos, abrió su sonrisa y se lanzó al abismo con su vestido azul de luna y tul.

Sintió que por fin había llegado su momento, que el amor de los libros de amor que nada en las canciones románticas con sus aletas de luna, ese que desde niña había deseado encontrar frente a frente, por fin, se materializaba delante de ella y decidió vivirlo en plenitud, sin barreras, sin dudar de nada a pesar del miedo inicial que la hizo pensar en desistir de aquella perfección tan exageradamente perfecta que la hacía temer, a ratos, que fuese un espejismo.

Como tantas Alicias, antes y después de ella, dejó que los deseos nublaran su razón, y puso la música bien alta para dejar de escuchar la vocecita que sin cesar le decía que no , que aquello era mentira, que era un juego cruel, un oasis intangible, inmaterial e imposible.

Y como tantas veces pasa en las películas de terror, cuando más confiada estaba, y más segura de que aquel bello amor, era suyo y para siempre, la ilusión se rompió, la cortina de la realidad se hizo densa y él, su adorado compañero, simplemente se fue con otra y la dejó.

El viento tronchó la flor y Alicia, se despertó.

Isabel Salas


viernes, 17 de enero de 2020

VERANO


Un verano de mucha paz, con la posibilidad de estar revisando el próximo poemario y el final de la novela.

Hace tiempo que no empezaba un año con tan buenas expectativas y a pesar de que no todo lo que nos rodea está como nos gustaría en casa, todas sentimos que soplan buenos vientos y tenemos ganas de ir viendo como se suceden los próximos acontecimientos.

Tiempo de cosechar algunos buenos frutos y de dejar que otras cosas caigan por su propio peso. De ejercitar la paciencia adquirida y de imprimirle velocidad a lo que puede ser acelerado.

De tomar el sol, de descansar en la sombra y de agradecer por tanta protección y tantas maravillas. De escuchar música, de cocinar, de dejar que la Kika duerma bajo mi cama aunque no haya tormenta y de mimar a Pandora que cada día me saca una sonrisa (como mínimo) desde que llegó a nuestra vida.

Un buen verano, y muchas ganas de que todo salga tan bien como parece.

jueves, 9 de enero de 2020

UCRANIA


Durante esta última semana, alguien ha entrado trece veces desde Ucrania, (supongo que es la misma persona que ha entrado varias veces, ya que sería aún más extraordinario que trece diferentes ucranianos hubieran entrado a leerme).

Recuerdo que en el cole aprendí algo sobre la fertilidad de las tierras ucranianas, y que gracias a ello, en algún momento de la historia, Ucrania fue considerada el granero de Europa. Me llamó mucho la atención ese dato y hasta hoy lo recuerdo, como eso de que Mesopotamia significa tierra entre ríos o que la macedonia de frutas nada tiene que ver con Alejandro Magno aunque él era el rey de aquel lugar. Con más de cincuenta años, confundo a veces los datos y los hechos que hace tanto tiempo aprendí, pero hoy, fue lo primero que me vino a la cabeza cuando vi en las estadísticas del Blog las visitas que habían entrado desde allá, caramba, el granero de Europa.

Una entrada podría ser accidental, algo puramente fortuito, pero trece significan que alguien estuvo interesado y paseando entre las publicaciones un buen rato, y eso siempre me emociona mucho. Después de cinco años  y cuatro meses de vida bloguera aún disfruto como algo extraordinario que personas de tan diferentes lugares entren cada semana a leer mis poemas, mis cuentos y las cosas que publico.


No sé si eres un hispanohablante que vive por allá, un ucraniano que estudia español o alguien que vivió en Sudamérica. Sea como sea quiero desearte feliz año y agradecerte tus visitas. Justo ayer se cayó el avión ucraniano con ciento setenta y seis personas en Irán. Los investigadores intentan averiguar cómo sucedió el accidente, (si es que fue accidente)  y los que alguna vez viajamos en avión, imaginamos por un momento cómo debieron ser los últimos minutos de esos pasajeros y sentimos el corazón apretado.

El contraste entre la belleza de la poesía y la terrible realidad del accidente, entre mi alegría por tus visitas y la tristeza por los fallecidos y sus seres queridos, me hizo escribirte este post. Es, al mismo tiempo,  un saludo y un sentido pésame, una celebración de la vida y un adiós a los que perdieron su vida ayer.

Es también un convite para que vuelvas siempre y una manera de expresarte el deseo sincero de que, al saber que noté tu presencia, te sientas abrazado o abrazada. No nos conocemos pero tú me lees y yo recibo las notificaciones del blog que me hablan de tus visitas, nunca hemos hablado pero sí nos hemos comunicado. Mi impulso fue escribirte hoy estas palabras y con sinceridad, espero que te sientas tocado por ellas.

Un gran abrazo
                            
                                                                                         Isabel💜

miércoles, 8 de enero de 2020

CULPA MÍA



Quizás fue culpa mía.

Quise ver en tus ojos
el brillo de todos los ojos
 y todas las estrellas,

 En tus sonrisas
el calor de todas las bocas
y todas las hogueras.

En tu corazón,
de agua y acero,
quise ver el espacio infinito,
donde esconderme, renacer,
y comenzar de cero.


Quise que fueras
lo que siempre quise,
sin poder entender,
que eso
es imposible.

Fue culpa mía
no ser capaz de ver
la realidad.

Fue culpa de mis ojos
que no supieron ver
y de mi alma
que te quiso querer.

Sin preguntar,
sin esperar,
sin conocer.

Sin aceptar
que tú no me querías,
ni me querías querer.

Isabel Salas