jueves, 31 de diciembre de 2015

2016


Pocas veces he sentido el portazo que da un año al cerrarse como estoy sintiendo este, y me gusta. Es un ruido bonito, mezcla de baúl de desván con piedra de pirámide cuando se corre y al acoplarse sella todas las salidas con su nube de polvo milenario.

Ha sido un año lleno de cosas muy bellas y otras muy feas, de grandes triunfos y grandes fracasos, de algunas verdades hermosas y de un buen manojo de mentiras crueles.

Ha habido tiempo para besos, para abrazos, para sonrisas y horas de lágrimas, rabia y desilusión. He vuelto a aprender cosas que había olvidado y que no eran como montar en bicicleta, eran más difíciles y tuve que empezar de cero. Decepciones con parientes o con personas que creía amigos, y por otro lado, gratas sorpresas con otras que aparecieron de "la nada" y me han salvado la vida, con sus palabras y su apoyo cuando realmente sentí que no podría seguir ni un centímetro más.

En los últimos días hice una limpieza exhaustiva en todos los sentidos y he decidido lo que me acompañará en las próximas horas cuando entre de lleno en este año que acaba de empezar. Sé que será un año lleno de novedades, cambios y desafíos, y sé que he escogido bien quién o qué me llevo y quién o qué, se queda tras esa puerta que las doce uvas acaban de cerrar.

Saludo el 2016 con alegría, un año más de vida, con todo lo bueno que la vida trae siempre alrededor, sabiendo que habrá también cosas no demasiado buenas y otras francamente malas porque así es la vida, completa y llena de caras.

Si mi abuela querida estuviese viva, este año cumpliría los cien años. Es en ella en quién pensé hoy al tomarme las uvas escuchando la risa de mis hijas después que mi madre dijo al terminar los cuartos: "Ya empieza, que nadie se ría".

A pesar de las risas nos conseguimos comer las doce uvas y nos abrazamos para desearnos felicidad, y es con el calor de ese abrazo en el corazón que me senté a escribir mi carta de bienvenida al Año Nuevo que acaba de abrir sus puertas.

A todos los que vistan este Blog, a los que me acompañan en FB y especialmente a los que compraron o regalaron mis libros, mi  más sincero agradecimiento y los mejores deseos para los próximos meses.

Bienvenidos a 2016, aquí los canarios continuamos siendo los héroes.

Isabel Salas






6 comentarios:

  1. feliz Año querida amiga!!! abrazos para ti y cariños a tu familia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente Lorena, a por esos 366 días, vamos.
      Besos

      Eliminar
  2. Mis mejores deseos para este gran desafío 2016 !

    Un abrazo
    Mark de Zabaleta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, falta me va a hacer toda la suerte del mundo.
      Igualmente.

      Eliminar

Gracias por comentar. Tu comentario será publicado después de revisado. Abrazos