viernes, 27 de diciembre de 2019

ESPACIO


Desde que era un espermatozoide escalando la vagina de mi madre estoy luchando con algo o contra alguien. Recuerdo aquella incertidumbre al llegar a lo alto y tener que escoger si giraba a la derecha o a la izquierda, mientras veía a los otros tomar la decisión sin dudarlo. Sin embargo yo, no conseguía arrancarme para ninguno de los dos lados. Paré y respiré.

Me imaginé llegando  cerca de él y cómo ese óvulo soñado se abriría para mí porque era a mí a quien esperaba desde los siglos de los siglos, cuando el Big Bang determinó las leyes del universo, decidiendo a que velocidad viajaría la luz o cuantos oxígenos se tienen que juntar con un hidrógeno para hacer agua. Hice lo que más tarde aprendí que se llama "mentalizar". Intuitivamente, guiado por la sabiduría ancestral que te conecta a la verdad vital.

Funcionó. En pocos segundos arranqué sin ninguna duda y con todas mis fuerzas tomando el camino de la izquierda, pero no estaba solo, me acompañaban toda la alegría del mar y de las estrellas, toda la generosidad de la cáscara de la semilla  y todo el deseo acumulado en los testículos de mi padre desde que su madre lo gestó. Era mi momento, yo lo sabía y corrí hacia mi destino con mis brazos abiertos mientras sentía el primer latido del corazoncito que había brotado en mí  en la última curva. En realidad era sólo medio corazón pero ya latía como uno entero, presintiendo que pronto concluiríamos nuestro último viaje en solitario. 

Cuando llegué había unos treinta millones de compañeros cabeceando contra mi óvulo, pero él era impenetrable para todos ellos, era mío y sólo para mí se abriría cuando sintiera mi toque.

Desde la distancia lo contemplé, lo admiré y lo amé como sólo alguien con medio corazón sabe hacer y así que nació en mí la seguridad de que él me adivinaba la presencia empecé a acercarme. Al principio cuidadoso, con gran cautela que en seguida se transformó en rauda firmeza para finalmente terminar convirtiéndose en desbocada zambullida. Cuando atravesé aquella pared de piel que al sentirme se abrió como horas antes se había abierto mi madre al toque de mi padre, supe por primera vez como es la alegría de regresar a casa.

Mi entrada fue espectacular y el recibimiento apoteósico. Fui abrazado con el abrazo sagrado que sólo la muerte deshará cuando me transforme en polvo, ese abrazo nupcial tantas veces recreado en los rituales de casamiento del mundo entero. Un abrazo del que el alma siente falta desde que nace, anhelado por muchos seres toda la vida sin que algunos por desgracia, tengan la dicha de volverlo a sentir.

Pasé después de eso, nueve meses de aventuras no exentos de luchas. El padre de mi madre falleció a los dos meses de mi formación y ella de tanto disgusto casi me perdió, tuvo que guardar reposo hasta que cesaron los sangramientos que advertían de un posible aborto. Aunque fui testigo en primera fila, en realidad, aquella guerra, con la que tanto aprendí, era de ella y la ganó,

Consiguió salvar su embarazo y nací yo, una niña.

Con el tiempo he concluído que quizás el susto de casi perderme y lo mucho que lloró mi madre por la muerte de mi abuelo, me afectaron en cierta manera y me hicieron más asustona y sentimental de la cuenta, mucho más llorona y con una fuerte tendencia a escribir y a soñar que  ha sido mi manera de enfrentar otros desafíos que a lo largo de los años necesité superar.

Sin embargo, una cosa es verdad, yo fui una niña muy buena, de esos bebés que casi no lloran y no dan trabajo. Sonreía a todo el mundo, decía adiós con mi manita de bebé y me embobaba con cualquier mosca volando como si fuera una avioneta de playa anunciando el fin del mundo en su pancarta.

Para resumir, y entrar en el asunto del día, os diré que nací, crecí y me reproduje. Aún no me he muerto, no por falta de oportunidades, simplemente no ha llegado mi hora y aquí sigo en la carretera, bastante damnificada aunque en muchos modos mejor, conforme voy siendo el conejillo de Indias dónde la vida testa cada dos por tres eso de "lo que no te mata te hace más fuerte". 

Para tratar de superar mi tendencia al susto le fui echando coraje a todo y ahora soy bastante valiente aunque sigo llorando por todo lo llorable que me pasa y no parece que los años me hagan más resistente al llanto sino menos. Me encuentro feliz a veces, cansada otras, hay situaciones que me hacen sentir victoriosa y otras que me dejan muy triste debido a las dificultades por las que he tenido que pasar, o estoy pasando. 

He conocido los dos lados de la moneda, he sido llevada por los brazos de algún que otro hombre a pasear al lado oscuro de la luna y conozco los tres lados del amor:  ya me amaron y amé, que es el mejor lado, ya amé sin ser amada y también fui amada sin saber ni poder corresponder. Por eso no me enfado cuando amo y encuentro que mi amor rebota como una bola en un muro, y es de eso que quería hablar pero me puse a divagar como me pasa a veces. Quería hablar sobre el amor y como yo lo entiendo pues si alguien se interesa en mí, a partir de ahora,; le pediré su email, le enviaré este desangelado documento sobre mis aventuras intrauterinas y sólo después de haberlo leído le daré la oportunidad de seguir avanzando en sus intenciones de cortejo, sea su objetivo sexo o amor.

Si lo que quiere es sexo, me parece bien. No hay ningún problema. Pero que sea un buen sexo, sin términos precoces y sin traumas de anteriores relaciones. El sexo puro y duro como Dios manda y sin aspavientos, ascos raros o medias tintas.

Es como ir al dentista, me encanta el dentista con amor, pero si es sin amor y necesito un dentista al menos que sea buen dentista aunque no me ame. No quiero servir de campo de pruebas.

Pero si lo que quiere es amor la cosa se complica. Me encanta el amor y estoy dispuesta bajo unas mínimas condiciones que he definido cuidadosamente para dejarlas claras y que no me diga nadie que no me expliqué. 

Son pocas.

En principio no quiero que se me acerque nadie que ya tenga en su vida otras mujeres, sean una o varias. No digo esto por afán de protagonismo, es algo que siempre pregunto y os puedo asegurar que a veces me mienten. Acordaos de cuando me encontré al óvulo rodeado de compañeros y como tuve que prepararme para llegar a mi objetivo y atravesar aquel enjambre de competidores. Ya he pasado por eso y no quiero más, si alguien me quiere que aparte todo lo que no soy yo y me de un lugar a su lado así como lo yo haré. Compartiendo amigos, planes, ideas, y todo lo que compartimos con quienes queremos. A la luz del día y sin miedos.

Prefiero alguien que esté solo, incluso que lleve solo un buen tiempo y no recién salido de una relación, pues cansa mucho escuchar las eternas lamentaciones de lo mucho que querían a la anterior etcétera y tal. Puestos a pedir quiero alguien que ya se haya quedado sin mocos  y sin lágrimas y tenga ganas de amar y ser amado de nuevo y con cojones. Sin disculpas de porqué aún no puede amar o explicaciones de como tal vez nunca lo consiga de tan herido que está.

No me interesa ese tipo de gente, yo tengo mis propios traumas también y como dicen en España, me los envaino y una vez superado el miedo inicial me lanzo sin reservas a nadar en la piscina de quién sea, pero ya no quiero nadar en piscinas sucias, con poca agua o vacías, como una a la que me tiré hace poco y me rompí la frente en el suelo.

Estoy dejando todo escrito y bien claro y espero que no se haga largo leerlo. Esta semana, a pesar de lo complicada que ha sido, también se ha presentado bastante romántica y llena de proposiciones honestas y deshonestas en portugués y en español.

No estaba mi barro para hacer muñequitos pero como sé que soy una gran  especialista en sobrevivir a hostilidades variadas, pronto estaré preparada para el siguiente capítulo y he querido hacer una extensa recopilación de daños al mismo tiempo que una declaración de intenciones y expectativas que espero se entienda bien.

Si alguien se queda con dudas que me las mande por escrito, responderé en un plazo razonable.

Si alguien se queda con ganas después de esto será que al menos le caigo bien.

Y si alguien se ha quedado con la boca abierta, que la cierre. Las avionetas de playa, como los teléfonos y las calculadoras, las hacen cada vez más chicas y se pueden tragar una con pancarta y todo, como si fuera una mosca.

Yo me tragué recientemente una azul y morada con rayas amarillas que decía "Soy tuyo no lo dudes" y todavía siento el sabor de insecto en la boca.


Isabel Salas

Del libro NAVAJA DE LLAVERO, 2016

Disponible en AMAZON




jueves, 19 de diciembre de 2019

ARDILLA Y FLOR (AMARILLA)


 Y he aquí,
que en medio de la hecatombe, 
una ardillita de Viena,
antes que mi alma se combe
doblada por el dolor,
me obsequia con una escena
que a los perversos humilla
cuando acerca su mejilla
a la una magnífica flor
que simboliza el dolor
que a nuestro siglo
mancilla.

Entre cambios de gobiernos,
elecciones, votaciones,
terremotos, desconciertos
corrupción y vacaciones, 
esta ardillita ejemplar
con su gesto peculiar
nos recuerda que abrazar, 
besar, oler, disfrutar
acariciar y mecer,
son sinónimos de amar.

Isabel Salas

martes, 10 de diciembre de 2019

ROTO COMO NUEVO


Cómo podía imaginarme 
que las alas rotas vuelan tan alto,
que las manos de uñas rotas 
acarician mejor
o que las bocas partidas por mil golpes 
saben besar como ninguna.

Nadie me dijo 
que las velas rotas 
de los barcos fantasma
saben atravesar los mundos 
y nadar entre sueños.

Mi corazón roto 
aprendió a dar cariño perfecto,
 mis ilusiones rotas 
han aprendido a brillar con las luciérnagas
y ya no queman.
Vuelan.
 Como me podía imaginar 
que romperse es bueno para escribir poemas,
para quererte,
para besar.

Soy el lobo de Caperucita.
Vuelo mejor, nado mejor
beso mejor. 

Quién lo diría...
Que mi sonrisa de alma rota
parece nueva
y canta por alegrías.

Isabel Salas

sábado, 7 de diciembre de 2019

TODO



FOTO: Juliako Bernal       http://www.juliako.es/


Mi corazón quiere todo.
Quiere quererte,
y quiere
que te quieran mis ojos y mi boca.
Quiere que yo te quiera
de cualquier modo
y a mi sangre convoca,
gota a gota
para vencerte.

Quiere ganar la guerra,
donde quien gane
logrará tenerte.

Por eso 
discutimos
mi corazón y yo.
Las treguas incumplimos
los acuerdos rompemos.
Los dos
sufrimos.

Yo por querer quererte 
con cuidado,
y  él 
porque quiere que con cuerdas y besos,
te amarre a mi lado.

Él quiere
 que yo quiera quererte 
pese a todo.
A pesar de las dudas,
de los miedos,
y las
incertidumbres.

 Quererte,
por encima del miedo de perderte, 
de pasados,
heridas, óxidos 
y herrumbres.

Lo quiere todo
ese corazón mío, que conmigo 
discute
cuando de ti huyo.
Muerde y grita, 
que sí, 
que ya fue mío,
pero ahora
por así quererte,
es tuyo.


Isabel Salas




domingo, 1 de diciembre de 2019

COMUNIDAD



“La verdadera educación no sólo consiste en enseñar a pensar sino también en aprender a pensar sobre lo que se piensa,  y este momento reflexivo –el que con mayor nitidez marca nuestro salto evolutivo respecto a otras especies- exige constatar nuestra pertenencia a una comunidad de criaturas pensantes.”

                                                                                                               Fernado Savater, San Sebastián 1947



Esa comunidad de criaturas pensantes, a la que se refiere Fernando Savater, es la única a la que me gustaría pertenecer, pero cada vez tengo más claro que el hecho de nacer ser humano, no basta para merecer tal honor y eso me preocupa mucho desde que me di cuenta. Esa comunidad a la que ni siquiera sé si pertenezco,  es la única patria a la que amo, la que llena mis ojos de lágrimas y en la que siento que cabríamos todos si de verdad lo deseáramos y estuviéramos verdaderamente educados.

Le he dado muchas vueltas a esa frase al pensar en patriotismos o en pertenencia. He desdoblado tantas veces  cada una de las palabras que Savater escogió para montarla cuando he reflexionado sobre lo que, de verdad, significa para mí ser andaluza, española, europea o brasileña, que me gustaría compartir contigo lo que he pensado.

Por un lado, para ver si se parece en algo a lo que hayas podido pensar tú sobre asuntos similares y por otro porque es algo muy importante que levanta demasiadas pasiones, y odios, provocando matanzas, guerras, guerrillas y horrores que me parecen injustificables: no hay ninguna patria o ninguna bandera que me parezcan merecedoras de que se derrame con dolor ni tan siquiera una gotita de sangre, porque todos somos, o deberíamos ser, por encima de nuestro lugar de nacimiento, humanos.

Soy más a favor de ese mundo que cantaba John Lenon en Imagine, que es el único dónde una comunidad de seres pensantes, correctamente educados, podría vivir, sin fronteras, sin banderas ni dioses que nos obligaran a seguir matándonos unos a otros.

Lo primero que me llamó la atención cuando leí esta frase por primera vez, fue el verbo constatar, precioso, rotundo, preocupante. El diccionario lo define como la comprobación de un hecho, el acto de establecer su veracidad y dar constancia de él. ¿Cómo podría yo comprobar que pertenezco a esa comunidad sin fronteras a la que pertenecen las criaturas pensantes?  ¿Pensando? ¿Intentando pensar?... y lo más importante   ¿Comprobarlo ante quién? ¿Ante los demás o ante mí misma?

Por haber nacido en España  en 1967 durante los últimos años de la dictadura de Franco, pasé mis primeros ocho años de vida en un ambiente hipócrita al extremo, donde me hicieron tragar como otro dogma cualquiera, lo importante que son las apariencias y el estar continuamente demostrándole a los demás cualquier  cosa que se requiera. Este detalle me hizo temer, en un primer momento, que yo debería de ser capaz, en algún punto lejano de mi incierto futuro, de demostrarle a los presuntos pensadores que merecía ser aceptada por ellos. Por consiguiente, gracias a mi educación cristiana llena de culpas, miedos e inseguridades, la absoluta seguridad sobre mi completa incapacidad para parecer tan lista, me dejó muy triste.

Sin embargo con el tiempo he ido mandando a la chingada casi todas esas ideas sobre lo importante que es aparentar o pretender ser políticamente correcta con la intención de agradar a los demás y ahora vivo una fase en que sólo ante mí misma necesito comprobar las cosas. Soy la única persona a la que no puedo engañar, eso basta para mí, y sé que pienso, aunque reconozco que no sé si lo hago correctamente, como Savater afirma que hay que hacerlo.

Seguramente no, me falta educación y nunca he sentido con la nitidez, fruto de la reflexión correcta, que sé pensar sobre mis pensamientos sin pensar tonterías. Las chorradas, por así decirlo, brotan naturalmente sin esfuerzo alguno, pero ya no me quedo tan triste. Si no soy parte de esa comunidad al menos sé, que es la única a la que me gustará sentir que pertenezco, y no necesito que nadie me lo confirme, lo sabré yo, cuando honestamente y ante mí misma, constate que así es.

Lo mismo que un bebé de ornitorrinco, al que alguien sacara de su hábitat y se lo llevase a New York, por escoger un destino interesante. Nunca dejaría de ser un ornitorrinco, aunque los demás no supieran que él existe y él jamás viese a otros de su especie. Eso no lo haría dejar de ser quién es. Así seré yo, cuando aprenda a pensar. No exactamente un ornitorrinco como el de la foto, no me entiendas mal, por mucho que piense, jamás lograré transformarme en un ornitorrinco neoyorkino.

Seré parte de esa comunidad de pensadores a la que aspiro pertenecer. Aunque ellos no me conozcan o no sepan que soy de su tribu, ni yo los encuentre por donde me muevo normalmente, seré parte de ellos y no necesitaré que nadie me lo diga para saberlo.



Isabel Salas
Fragmento del libro TRISTES CÍRCULOS POLARES

jueves, 21 de noviembre de 2019

RESEÑA ALICIA BARROSO


Reseña de Alicia Barroso

Lo he leído . 
Te diré que me considero unas de esas personas que , lejos de quejarse y dejarse llevar por la derrota , canto como tú cada vez más alto para superar " el ruido que la ciudad nos hace ". Es por eso que este libro me ha parecido un canto hermoso a la libertad , al optimismo , a la vida . No podía faltar también el amor . 

Estoy convencida de que todos nos vemos reflejados en algunos de tus poemas o en algunas de tus historias . Poemas dulces, sutiles que hablan del amor , del dolor , de la añoranza ...
Me gustò mucho esta frase " las faldas de las mujeres se levantan con risa ".
Un libro alegre , ameno , sentimental y próximo tal y como te imaginé a ti , su autora , al ver esos ojos tuyos .

Gracias Isabel .
Suerte y besos !











miércoles, 13 de noviembre de 2019

REFRANES



Hay gente que detesta los refranes, sin embargo, a mí, me encantan. Con algunos estoy de acuerdo y con otros no, claro, pero siempre me gusta leerlos.

Conocí a un tipo que decía detestarlos, en realidad eso no era sorprendente porque el pobre infeliz lo detestaba todo. Creo que nunca conocí a nadie más rencoroso y capaz de acumular tantos sentimientos negativos por todo. No le gustaba yo, por supuesto, ni mi compañía ni nada mío.

No le gustaba mi familia, ni la gente en general, empezando por su propia madre y terminando con el resto de la humanidad. Aunque hay que reconocer que era completamente democrático y justo jodiendo a la gente, a todos nos trataba igualmente mal y de todos decía cosas terribles e inventaba calumnias sin pudor.

Se consideraba por encima de todos y de todo.

Se tenía a sí mismo por una especie de genio superior con el poder de herir sin que nadie pudiera defenderse de sus arrebatos de ira, sus golpes o sus insultos. No respetaba las promesas, ni la palabra dada, porque nadie merecía el esfuerzo de portarse decentemente con él. Era un vil  y mediocre maltratador y por supuesto bebía y usaba drogas para hacer aún más detestable su compañía.

Hoy, después de muchos años sin saber de él, supe que aún no se suicidó aunque era la amenaza preferida con que asustaba sus hijos cuando intentaba manipularlos para que hicieran lo que él deseaba. No me sorprendió porque jamás lo vi cumplir una sola de sus promesas, así como no me llamó la atención saber que está solo, más solo que jamás estuvo, que sigue bebiendo y que sigue odiando a la humanidad, posiblemente más que nunca también, pues sus víctimas se fueron y ya no tiene a quien joder.

Está jodido, que no es lo mismo que estar jodiendo como diría el gran Cela.

Un maltratador sin víctimas es como un jardín sin flores o una noche sin estrellas, una cosa sin sentido aunque, por supuesto, con explicación.

Tal vez él sí se sorprendería si leyera algunos refranes.

Lo ayudarían a entender qué pasó con las estrellas y las flores y por qué los hijos y su mujer se fueron. Por si acaso me lee, le recomiendo reflexionar sobre uno en particular:

QUIEN SIEMBRA VIENTOS, RECOGE TEMPESTADES.


Isabel Salas


viernes, 8 de noviembre de 2019

MI FLOR DE GUAPURÚ



Un sombrero de flores,
besar sin prisa,
amar sin pudores.

Hablar de poesía,
escribir,
ver volar el día,
feliz.

Y no tener que dudar 
si me quieres.

Ni llorar, 
ni pedirte perdón,
ni esperarte,
ni sufrir porque tardas.

Ni temer.

Mi sueño
 es barato y sencillo,
no le falta calor,
ni perfume 
ni brillo.

Ya tengo amor
y escribo.

Ya hablo de poesía
y no le faltan flores a mi guapurú.
Besos y sombreros
sobran.
Sólo faltas 
tú.

Isabel Salas




Flor de guapurú




lunes, 4 de noviembre de 2019

COLOREANDO


Hace tiempo
que nadie me miraba
como me miras tú.

Sin ojos, sin pasado.

A destiempo.

Hace bastante
que nadie me besaba
como me besas tú.

Sin labios rojos, 
encariñado.
.
Letra de cante.

Honda,
profunda,
desconsolada.

Cachonda,
seca
y enamorada.

Tocando notas adormecidas,
arpas y almas
desprevenidas.


Desazolvando,
acariciando,
coloreando.


Isabel Salas




lunes, 21 de octubre de 2019

LAS PERSONAS DE LOS COCHES






Había una vez un niño lleno de lágrimas. Lágrimas paradas, arrinconadas como el arpa cubierta de polvo de Bécquer. Pero en vez de esperar una mano de nieve dispuesta a arrancarle la música... él no esperaba nada. Ni siquiera sabía esperar. Sabía aguantar. Resistir. Callarse. 

Algunas tardes se sentaba en la acera mirando los coches que pasaban con su carita seria y su sonrisa cerrada, imaginando cómo sería la vida de aquellas personas que pasaban tan rápido delante suyo. Alcanzaba a ver unos rostros que algunas veces discutían entre sí. Niños dormidos con las cabecitas dobladas. Mujeres llorando, hombres hablando por el móvil. Chicas preciosas que se pintaban los labios en el semáforo y sonreían mirándose en el espejo retrovisor. Muchachos que movían las cabezas al ritmo de músicas altas que salían por las ventanillas como pedazos de fiesta. 

Él se preguntaba sobre qué discutirían esas personas con tanta intensidad y por qué los niños de los coches siempre estaban dormidos. Se quedaba imaginando los motivos que hacían llorar a esas mujeres o qué conversaciones importantes obligaban a los hombres a hablar por teléfono mientras conducían. Se embobaba mirando a las chicas imaginando si olerían bien, preguntándose por qué abrían los ojos al tiempo que abrían los labios para pintárselos. Escuchaba la música de los chicos y simplemente se dejaba rodear por ella en los pocos segundos que demoraba el coche en alejarse de él. Esas tardes prefería estar allí mirando la vida de los otros pasando que vivir la suya en casa con los gritos, las lágrimas de su madre, los ruidos de portazos y los golpes. 

Un anochecer se levantó de la acera donde estaba sentado y se disponía a comenzar su caminada de vuelta a casa, cuando una moto que venía zigzagueando entre los coches, no lo vio y lo atropelló. Fue tan rápido. Tan doloroso. Por primera vez los coches no siguieron su camino sino que pararon y las personas de los coches bajaron. 

Desde el suelo, donde había caído tumbado boca arriba, después de un corto vuelo que le pareció muy interesante porque había visto el techo de los coches a vista de pájaro, comenzó a sentir el dolor. No podía moverse y el dolor estaba en todos lados menos en sus ojos. Su mirada deslumbrada veía cómo se acercaban las personas de los coches. Nadie discutía. Una chica bonita lloraba mirándolo, los chicos de la música alta movían la cabeza distinto como diciendo que no. Hasta unos niños despiertos se arremolinaban callados cerca de él con unos ojos muy abiertos. 

Hombres hablaban por el teléfono pidiendo ambulancia. 

Le hizo gracia ver cómo todos se habían salido de sus papeles. Una mujer se agachó y le tocó la carita con su mano de nieve y cuando sus miradas se cruzaron, sin querer le arrancó las notas intocadas. Ese niño que llevaba tantos años guardando sus lágrimas sintió que se le venían todas de golpe. Consiguió buscar con su manita la mano de la mujer y sin separar los ojos de ella le pidió con el pensamiento que se la apretase para sentir algo bueno entre tanto dolor. Ella entendió perfectamente y sin apartar la mirada dejó que la mano llena de sangre del chico se deslizase resbalosa en la suya y se la apretó mientras sonreía desistiendo de buscar palabras adecuadas. 

Él tampoco tenía nada que decir y cuando se le terminaron las lágrimas su sonrisa se abrió. Faltaban algunos dientes pero aun así era una linda sonrisa. Y así murió. 

Feliz, rodeado de sus amigos, las personas de los coches.


Isabel Salas

Del libro EL CANARIO Y LA MÁQUINA DE COSER

lunes, 14 de octubre de 2019

Y POR ESO REGRESAS




Porque a veces escribo para sacudir los mástiles de todas las banderas o levantar un tifón que arranque del tirón todas las tejas de mi falda y otras no, otras sólo necesito llorar a gritos suspensivos disparando sollozos, puntos y mandarinas.

Ser oro en paño, hostia sagrada, gota de amor que cuelga del alambique de cualquier vagina que se precie de estar enamorada. Ser la tiniebla helada que borda oscuridades en tu alma, antes de desollarla para consumo humano.

Y porque a veces, después de ser batalla en las guerras del mundo, yo sólo necesito estar contigo así, como hace un rato, cuando le echaste sal a mi lenguado y me dijiste que a lo mejor el sexo oral supera en mucho la espiral gastronómica de la mayonesa Hellmann´s, nacida, según tú, en el averno más profundo para los verdaderos hombres infernales que quieren mojar pan.

Y nos reímos tanto (que malo es nuestro inglés)  y es esa risa juntos la que se parece tanto al amor de botijo, que bebemos de nuevo, y vamos a la cama a retozar imitando cabritas y delfines. Hacemos cochinadas de esas bonitas que saben a pesar (de los pesares), a dominó y al sándalo de perfumar submarinos de lava.

Y entonces yo te miro y tú me miras y nuestro amor bendice las toneladas de escombro que nuestros besos han acumulado a lo largo de todos los siglos (Amén), y a lo mejor te digo que me gusta escribir mientras escarbas en los lugares esos que tú llamas tu reino y respondes contento que soy tu casa y que sin mí, a la primavera de todos los jardines le falta queso rayado para oler bien.

Y por eso regresas cuando te vas.
Y por eso te quedas cuando te alejas.

Isabel Salas

jueves, 3 de octubre de 2019

GATO


Al gato blanco intentamos ponerle Drako, en honor a Drako Malfoy, pero mi madre fue incapaz de recordar ese nombre inglés y lo empezó a llamar el "blanco" para diferenciarlo de su hermano, al que llamaba "el otro".

Los dos llegaron a nuestra casa en estado de calamidad, con tiña, muchas pulgas y más hambre que miedo. Ignoraban (entre otras miles de cosas), que habían llegado a nuestra vida con una noble misión, la de hacer que mi hija pequeña se olvidase un poco de las horas terribles que siguieron al atropellamiento de nuestro Cosqui, un tigrecito maravilloso y juguetón al que todos en casa, incluida nuestra perra Kika, amábamos. 




Aunque sé perfectamente que ningún animal sustituye a otro, no pude resistir intentar amenizar  la tragedia. Comprendo que cada mascota tiene su propia personalidad y su manera única de querernos, sin embargo, la muerte de Cosqui nos dejó a todas muy tristes, y pensé que una forma de paliar el disgusto sería adoptar otro gatito callejero que necesitase una familia. Cuando a unos niños se les muere una abuela u otro familiar no podemos salir a la calle a adoptar otro pariente, pero cuando pierden una mascota, sí se puede traer otra a casa que les haga sentir una alegría nueva. Esa sensación de novedad sirve para diluir un poco el desastre que nos llena el corazón ante la pérdida de un animal querido y en realidad sirve tanto para los niños cuanto para los adultos. 


Nuestros dos gatitos pasaron su periodo de adaptación. Y aunque la Kika nunca los quiso ni jugó con ellos como hacía con Cosqui, los dos nuevos miembros de la familia se integraron y se fueron recuperando de sus heridas y enfermedades. Se convirtieron en dos preciosos gatos, uno Blanco y fofo de ojos dorados y el Otro, rayado de ojos verdes, aunque éste, infelizmente, nunca respiró bien y a los dos años terminó muriendo de una complicación en la clínica del veterinario de la esquina.



Desde que su hermano murió y hasta la llegada de la gatita Pandora años después, el gato Blanco pasó a ser llamado de Gato y a ese nombre respondía cuando lo llamábamos, y digo respondía porque él hablaba con nosotras de muchas maneras. Para solicitar educadamente que le abriesen una puerta o para pedir agua fresca emitía diferentes ruidos y gorgoritos, así como para saludar cuando volvíamos de la calle, despertarnos, avisar que quería cariños o protestar por los abrazos apretados de Hélène. Dominaba distintos maullidos que usaba con mucha habilidad y poseía una personalidad ingeniosa y didáctica gracias a la cual, nos entrenó pacientemente hasta que todos en casa aprendimos a entenderlo.


Esencialmente era un gato inteligente y bueno que conforme el tiempo pasaba iba creando más leyes y normas a las que nos adaptábamos los demás con la urgencia de agradarlo y hacerlo sentir mimado. 



A cambio de tanto cariño él nos regalaba, a veces,  una sesión de ronroneo en nuestro pecho o de fotos para ayudar a vender mis libros como modelo, otras nos ofrecía un canto gatuno que recordaba el arrullo de un pájaro y en algunos momentos extraordinarios una sonrisa. Sí, una sonrisa de delfín con la que nos hacía sentir especiales y dignos. Una sonrisa de felicidad, de que bien lo haces, de que a gusto estamos, que iluminaba la casa y secretamente me emocionaba como si alguien me acabara de premiar con el galardón galáctico del reconocimiento al amor felino.


El Gato tuvo problemas renales después que mi madre regresó a España y esporádicamente, experimentó algunos episodios de mucho dolor  cuando expulsaba sus piedrecitas. Después se recuperaba y volvía a brillar, hasta que la última vez, hace unos meses, no pudo, fue incapaz de recuperarse y murió.


Ha dejado un agujero en el alma de nuestro hogar, que no conseguimos cerrar. Kika y Pandora tienen cada una su papel único e irrepetible, pero no pasa un día en que no echemos de menos a nuestro Gato, a sus maullidos de amor y al cariño que nos regalaba a chorros. Estamos convencidas de que si hay un cielo para los gatos, él estará cómodamente instalado en una nube mullida mirando el paisaje y amando cada rayito de sol.

La nube, por supuesto, la adivino contentísima de tener un invitado tan ilustre.

Isabel Salas


lunes, 23 de septiembre de 2019

DESTINO


En lo oscuro del útero, un corazón late por vez primera. El primero de miles de latidos, el único primer latido posible de cada corazón. A su lado, muy cerca, el dedo del destino espera. Es eterno y no late, vive sin estar vivo y nunca morirá, es apenas un dedo que toca corazones como quien acaricia paredes de vecinos al pasar.

Y espera.

Espera atento la señal inequívoca que lo hará decidir qué futuro tendrá el dueño del nuevo corazón. Unos latidos más, nuevos pulsos de vida libre. Melodía vital, tambor alegre de música que baila cantando una canción recién nacida. El dedo se acerca y con él, el resto de las manos del destino que toman al pequeño corazón mientras llega la señal. Y por fin, después de unas decenas de latidos, llega uno vibrante, diferente, musical. El destino marcará otro ser, escogido entre miles y la emoción lo embarga.

Antes de hablar debe esperar a que las lágrimas abandonen sus ojos y su garganta. Con delicadeza extrema abre sus labios y pronuncia dulcemente las palabras fatales que colocarán grilletes eternos al pequeño corazón:

– “Tus ojos brillarán con la luz de la luna y sabrán ver lo oculto y lo aparente. Sabrás amar y ser amado, pero raramente coincidirán ambas cosas. Apenas por gloriosos instantes conocerás el amor en plenitud, pero bastarán para que él sea
parte de ti.

Tu piel será capaz de descifrar los mensajes del viento y tus palabras llegarán tan lejos como el más fuerte vendaval. Tendrás el don de escuchar los olores de las flores y oler el perfume de las caricias. Tus lágrimas estarán hechas de lava de volcán y tu risa de nubes blancas. Sabrás mirar, oler, tocar, hablar y amar. Podrás sentir en ti, cada uno de los giros del planeta, escucharás sus gritos y sus risas, serás parte de ellos.

Todo será parte de ti.

Serás Poeta.”

Isabel Salas

domingo, 8 de septiembre de 2019

ODA A LOS HUEVOS PERUANOS



Tengo una cosa en mi mano, 
que nadie podrá creer,
es un huevo  peruano
que no es un cojón cualquier.

Peludo como un caniche, 
durito y arredondado
sabroso como el cebiche,
amo tenerlo a mi lado.

Este huevo inteligente
compañero y parlanchín,
es la envidia de la gente
y la flor de mi jardín.

Sonríe cuando le escribo
suspira cuando me voy,
Vivir sin él no concibo
por lo contenta que estoy.

Isabel Salas





miércoles, 4 de septiembre de 2019

AHORA



Ahora que no estás,
nada está igual que cuando estabas.
Ni  los muebles del cuarto,
ni el árbol de la puerta, ni yo,
 ni nada.

Ni mis ojos tristes 
que ahora lucen grises,
ni mi piel dorada,
que perdió calor,
y ahora brilla helada.

Ahora que te has ido, 
inventé maneras nuevas de beber,
otras maneras de dormir
y de comer.

Ya no miro el reloj para ver que hora es.
Ya no busco tu mano
 para andar en lo oscuro.

Ahora yo maldigo este mundo al revés,
huyo de lo cercano 
que me recuerda a ti
y me alejo buscando otro aire 
que no te conozca,
más limpio, 
más puro.

Ahora, cuando quiero reír
y tu risa no está para reír conmigo, 
prefiero desistir.

No soporto escucharla , 
trato de acostumbrarme pero no lo consigo, 
me suena hueca,
cuando apagada, brota
de mi garganta seca.

Ahora que te fuiste
y te llevaste todo lo llevable,
hago un recuento exacto 
de cuanto me mentiste.

Recuerdo tu manera entrañable 
de decirme "te quiero",
 y el último y cruel acto
con que te despediste

Ahora que el amor,
dijiste,
ya no es más amor,
en nombre de los sueños  que soñamos un día, 
para evitar dolor,
y traer alegría,
podemos ser amigos y escapar del horror
de perder para siempre
la mutua compañía.

Sin saber responder, ni como reaccionar
ahora que dijiste lo de "Não nos perder",
te confieso amor, 
que prefiero no verte,
no escucharte, no olerte, 
que te vayas lejos,
muy lejos,
y me dejes solita 
para poder llorarte.

Isabel Salas