viernes, 20 de marzo de 2020

ERIC



Soñar contigo es despertarme con la misma sonrisa de los veinte años y sentir de nuevo tu mano en la mía, es recordar quién soy, es recargar las pilas de mis conejitos tamborileros y es, sobre todo, sentir el inmenso placer de comprobar que el tiempo no consigue que mengüe ni un poquito aquel cariño nacido entre mangos y barcos pirata.

Me gusta que funcione el truco de pensar en ti cuando voy a dormir y escuchar como empujas la puerta de mi noche para sentarnos a mirar la luna mientras conversamos. Trato de sonsacarte detalles de cómo es la vida que nos aguarda después de ésta y siempre cambias de tema como cuando hace años te preguntaba sobre las cosas que preferías callar, con bromas, cosquillas, cajitas con regalos y promesas imposibles.

Soñar así, contigo, me llena de alegría, de nostalgia, de amor, de ganas de hacer pan, de higos robados, de arrullo de olas, de aroma de vainilla y de canciones. Son buenas noches las que sueño contigo. Me dejan siempre el sabor bonito de las buenas horas, que vivimos juntos.

Y como siempre, al despedirnos, tienes la frase exacta, la palabra perfecta para hacer que mis lágrimas no quemen tanto y el temblor de mis labios se transforme en sonrisa.

Esa sonrisa hermosa de los veinte años cuando ninguno de los dos guardaba, en secreto, informaciones confidenciales sobre el más allá.

Isabel Salas



miércoles, 11 de marzo de 2020

LOS PLANES DE ELLA


Ella te tiene.

Eso cree la pobre,
que te tiene a sus pies
y en el gran futuro
de su plan burgués.

Lo cree y lo pregona
lo asume, lo engalana
y se ríe de mí 
con su risa burlona.

Cree que eres 
la guinda de su tarta,
el amor luzdeluna
que los males aparta.

Ella te tiene en fotos
en fiestas familiares,
en su presente rosa
y en los blancos veleros
que navegan sus mares.

A los ojos de todos
ella ganó,
y de todos los modos
la que se quedó fuera,
la perdedora,
soy yo.

Pero yo sé muy bien
quién es el sacapuntas de tu lápiz.
Sé donde miras
y hacia donde suspiras.

Quien vive en tus mejores versos
y que boca deseas
cuando deseas besos.

Sé cuantas veces
me llamas a escondidas
y cuantas noches
lloras mis despedidas.

Ella cree 
que es ella 
 la que te tiene.

Yo tengo otra opinión,
los planes mudan, 
se cambian, se renuevan,
pero los sueños, 
que es dónde vivo yo...
los sueños
no.

Los sueños
sólo mueren
cuando muere el amor.

Isabel Salas

Mis libros se compran en AMAZON
En papel o en digital

PINCHA AQUÍ PARA IR A AMAZON




















sábado, 7 de marzo de 2020

OLVIDAR


 Dices que olvidas
los golpes, los portazos,
los gritos,
los tortazos,
las idas y venidas
que destilan tu odio 
y tus detritos.

Y dices que es mentira,
que yo lo invento todo,
que son mitos, 
leyendas,
maldades con que quiero
sepultarte  en el lodo.

Tu olvidas cuando bebes, 
que eres un hombre.

Te transformas
y eres 
mi peor pesadilla,
golpeando mi alma
como si fuera
piedra o arcilla, 
madera que sin pena,
conviertes en astilla.

  Te olvidas del honor,
del amor,
del cuidado, 
de todas las promesas
que hiciste 
al llegar a mi lado.

Rompes, asustas,
golpeas,
interrumpes, 
hieres, empujas
y después,
juras que olvidas
que no recuerdas nada,
o que todo es mentira,
inventada por mí, 
la bruja que conspira,
la vaca,
la traidora,
la puta despeinada.

Yo,
 que no bebo,
no olvido, ni perdono
ni quiero que regreses.

Quiero que salgas,
te alejes y te pudras,
que llores y revientes,
lejos de aquí,
sin importar que sientes,
fuera de mí.

Isabel Salas