martes, 30 de enero de 2018

A TUS PIES



..Y aquel amor, 
cansado de esperarte, 
desplomado y exahusto, 
ahogado de estupor,
cayó sin vida 
sin tiempo a saludarte,
cubierto de sudor
frío  e infausto,
a los tardíos pies 
de tu regreso. 


Después de tanto esfuerzo 
por mantenerse a flote,
muere en la orilla, 
el valeroso bote
que tu descaso humilla.



Isabel Salas



domingo, 28 de enero de 2018

ZAPATA


Juan Diego Hernández Sarcos dejó de llamarse así cuando entró a trabajar en la Lemon Car Company y se convirtió en Zapata.

Ser taxista nunca estuvo en sus planes, ni emigrar, ni mucho menos llorar como un pendejo el día que llevó al desguace su viejo taxi. Parado en pie, delante de su coche, sintió que un ciclo se cerraba, señalando la hora exacta de regresar a su ciudad natal, recuperar su nombre, decir adiós a los limones amarillos y sobre todo, de volver a Jimena.

Ese día se sintió un poco poeta, al intentar poner en palabras el extraño sentimiento que lo embargó al comprobar que un taxi casi muerto, o casi a punto de ser asesinado, es mucho más que un simple cadáver o un ataúd. Lleva dentro muchos más difuntos  que cualquier coche fúnebre llevará jamás, pues cada una de sus piezas está impregnada con tantas impaciencias, tantos sueños y tantos deseos o reproches de cada una de las personas que pasaron por él, que al llegar al desguace, a Juan, le pareció que su  viejo compañero lamentaba y temía el momento que estaba por llegar en nombre de todas aquellas vidas que aún vivían en él.

Zapata, no sabía si era él quien sollozaba o era el coche que lloraba como él nunca había visto llorar a nadie. Podía sentir cada una de aquellas bocanadas como estertores que naciesen de sus propios pulmones obstruidos por el llanto de los veinte años que lo separaban de su linda Jimena.

Se preguntó, mientras apartaba sus lágrimas de un manotazo, si otros taxistas tendrían la costumbre de hablar con su coche como él había hablado durante tantas horas con el suyo. Él, que era el hombre más callado que sus pocos amigos conocían, había sido incapaz de decir en voz alta el nombre de su novia, en ninguna circunstancia, y sin embargo, había pasado horas y horas contándole a su taxi la salida precipitada de su ciudad, la noche en que su padre lo despertó y le dijo levanta que nos vamos.

Había llorado, con amargura, la imposibilidad de despedirse de su novia, los primeros años en California. Durante las primeras semanas en su nueva tierra, recreaba en su mente una y otra vez la forma apremiante en que su padre y su madre les habían pedido a él y sus hermanos que vistieran varias prendas y se metieran en los bolsillos las dos o tres cosas que se quisieran llevar, ya que iban a cruzar la frontera en pocas horas  en busca del sueño americano y el equipaje debía ser leve.

El Juan de aquellos primeros días, imaginaba, abochornado, las lágrimas de Jimena cuando horas después de su partida hubiera descubierto la  marcha de su novio y su familia, y cómo, y en qué grado, debió sentirse traicionada. En parte por vergüenza y en parte porque no sabía cómo pedir perdón, había dejado que los años pasaran sin entrar en contacto y sin dejar ni un sólo día de pensar en ella.

El muchacho de quince años, se había convertido en un hombre de treinta y cinco, con veinte años de duras experiencias y diferentes empleos a sus espaldas. Supo a través de amigos en común que ella se había casado y que tenía tres hijos, supo también que el marido era un buen hombre cuando no bebía y que cuando el demonio del tequila le nublaba la razón convertía a Jimena en saco de boxeo. Supo que a uno de sus hijos lo atropelló una moto y que en el entierro ella se desmayó y al caer se rompió dos dientes.

Supo también que ella nunca más había vuelto a pronunciar su nombre y que si alguien intentaba darle noticias de Juan o su familia, ella se daba la vuelta y se alejaba.

Y ahora,  esperando el momento en que la máquina compactadora acabase con todos los miles de alientos que aún vivían en la respiración de su coche, supo que solamente una cosa sobreviviría a aquel impacto mortal: su deseo de volver a Jimena.

Un golpe fuerte le recordó el portazo de su casa veinte años antes, cuando su madre cerró con lágrimas y sin llave la puerta del único hogar que Juan había conocido.

Un portazo metálico que le decía sin lugar a dudas que los caminos se pueden andar en los dos sentidos y que era la hora de volver.

Zapata murió allí mismo, junto al taxi amarillo.

Juan Diego Hernández Sarcos, pronunció por primera vez en tantos años el nombre de su amada seguido de una promesa.

Isabel Salas


LOS DOMINGOS



Pensamientos cortos, 
cortantes epigramas que nos asaltan de improviso. Deseos olvidados, profundos abismos que nos visitan con su ropa nueva.

Risas musicales, amables, pareciendo pan.

Perfumadas, cálidas, cariñosas... amigas.

Preguntas densas, que flotan cuando las miramos.

Y después se sumergen de nuevo como delfines sonrientes.

Silencios...miradas.
Besos.
Hambres antiguas y nuevas.
Sueños.

Helados.

Tiempos parados, impacientes, ansiosos.

Así son los domingos,
siempre pintados de rojo. 
Como la rosa que me diste a cambio de un perdón. 
Como fresas.

Rojos,  igual que mis labios y mis ganas de ti.

Isabel Salas




sábado, 27 de enero de 2018

MALTRATADOR


Mal hijo, 
mal compañero,
pésimo hermano.

Siempre dispuesto
a alzar la voz
y a levantar la mano.

Mal hombre,
ínfimo amigo,
cobarde,
pendenciero,
mal padre,
peor marido.

Siempre ocupado
en señalar la falta,
exigiendo respeto,

Siempre dispuesto
a joder y a humillar.

En cada manifiesto,
destruir y asustar. 

Mala persona,
mala compañía,
imponiendo el terror
como el pan nuestro de cada día
en la casa que sufre
la presencia de azufre
de cada terrorista
y asqueroso extremista,
maltratador.


Isabel Salas





jueves, 25 de enero de 2018

EL MEJOR VERANO


No es fácil escoger el mejor beso de nuestra vida, ni la mejor paella, ni mucho menos el mejor libro de los muchos que leímos. Por suerte casi todos los besos son maravillosos, las paellas suelen salir buenas y los libros que nos gustaron, todos os marcan con algo especial que los hace únicos e irrepetibles.

También pensaba que sería difícil escoger el mejor verano o el mejor otoño hasta que llegó 2018 con sus atardeceres irrepetibles y su canción de olas enroscadas en rocas. Después de años y años impedida de acercarme al mar por diferentes razones, excepto una escapadita al Guaruyá con mis hijas en 2014, este año, por fin, estoy pudiendo disfrutar del reencuentro con algo que amo.

Muchas gracias a todos los que me han escrito emails deseándome felices vacaciones o diciéndome que regrese pronto.

Regresaré, sin duda, pero voy a estirar estos días al máximo. Son raros los veranos perfectos y éste sin duda, se acerca demasiado a la perfección para dejarlo escapar sin sacarle todo el jugo.

Un beso, nos vemos pronto.



lunes, 22 de enero de 2018

SILENCIOS


Hay silencios completos,
totales,
quietos.

Silencios necesarios,
salvadores,
voluntarios.

Momentos de omisión,
de volver a empezar,
de sanación.

Hay espacios vacíos
donde el alma se cura,
y olvida la locura.

Con nuevos bríos.
perdona desatinos
y vuelve a la cordura.

Son momentos sagrados
de mutis por el foro,
y  sutiles agrados.

Son mudez y afonía,
son baúl del tesoro.

Agua que poro a poro,
te restaura las fuerzas
y mata la agonía.

Isabel Salas



lunes, 1 de enero de 2018

LA GOTA DE ROCÍO


Yo quiero ser para ti 
vela, navío y puerto,
la llegada anhelada,
y tu destino cierto.

Raíz de tu sonrisa, 
 lecho de tu reposo,
 la palabra precisa,
sol en día lluvioso.

Quiero vivir contigo,
ser tu cauce y tu río,
el camino marcado,
la gota de rocío.

Poder llamarte mío
y que nada me excluya.
Ser parte de tu mundo
sabiendo que soy tuya.

Isabel Salas



En general, no me gusta explicar los poemas, ponerles fecha o decir a quien se los dedico ni quien fue el "muso" que los inspiró. Me gusta publicarlos sin más y que cada persona que los lea, lo haga sin conocer su origen ni su destino.

Sin embargo, hoy, al releer éste, rebuscando entre los cientos de emails donde guardo mis cosas, me ha hecho sonreír y me ha obligado a viajar en el tiempo hasta aquellos años en que el daño aún no era irreparable, donde la ingenuidad brillaba y el amor era posible.

Creo que yo tendría veinte o veintiún años cuando lo escribí, luchaba con las rimas y las métricas y estaba completamente enamorada. 

Treinta años después, me importan más las rimas que las métricas y vuelvo a estar enamorada, no con aquel amor de carpeta de instituto sino con uno de sonrisa rota, de alma en vilo y cicatrices varias. Yo he cambiado y mi forma de escribir también, pero mi amor es el mismo, valiente y generoso, esperando siempre con la boca abierta los besos del hombre que me inspira versos y me hace sonreír.

Feliz 2018 a todos los que entran a leerme en el Blog, muchos besos.