miércoles, 26 de septiembre de 2018

VIVIR CON ARTE


El arte lo transforma todo. Transforma las almas, las paredes, los colores de la vida o de las ropas. Modifica nuestra manera de sentir y nos regala nuevas maneras de decir que amamos.

Isabel Salas

viernes, 14 de septiembre de 2018

(Fragmento) SHIBARI



Tenía un nombre, unos padres, un trabajo con el que ganaba su dinero y amigos, libros, una casa, un coche. No había nada extraordinario en su vida, ni en él, para quien sólo juzga las cosas por las apariencias sin mirar la esencia. Así son la mayoría de las personas y eso hace con que las personas extraordinarias puedan pasar desapercibidas para la gran masa. Lo que es un gran consuelo pues los seres extraordinarios se mantienen seguros cuando el rebaño ignora que existen.

Fragmento de SHIBARI

Isabel Salas

martes, 11 de septiembre de 2018

SABER MIRAR


Saber mirar 
es envolver y transformar.
Acariciar,
leer y 
amar.

Saber amarme
es dejar que te mire.
Es dejarme mirar
y es,
sobre todo,
dejarme ser.

Isabel Salas

domingo, 2 de septiembre de 2018

RAZONES



Pasarme varias horas al día analizando la personalidad de alguien y buscándole virtudes para seguir amándolo es, sin lugar a dudas, una señal clara de que ya no lo quiero.

No sé cómo funcionan la mente y el corazón de los demás, pero los míos tienen una tendencia innata a seguir amando y conservar las relaciones incluso cuando ya no están tan brillantes como al iniciarlas. Intento hacerme creer a mí misma que es normal que se apague la intensidad de los primeros tiempos y que lo que quedó templado y sin volumen, es amor del bueno, como lo fue y como lo seguirá siendo hasta el final de los siglos, amén.

No es que funcione muy bien esa tentativa, pero no desisto de nadie antes de haber agotado todas las posibilidades. Debe ser un poco por culpa de mi tendencia suicida a la fidelidad y otro poco porque sé lo difícil que me será volver a enamorarme de otra persona y me encanta eso de estar enamorada, aunque sea así, un tanto maderita en la ola, dejándome llevar por la inercia, la corriente, la costumbre o el ya que estamos.

Tardo mucho en olvidar caricias y besos, me lleva demasiado tiempo conseguir que mi piel ya no huela como olía junto a esa persona con la que compartí abrazos y promesas de amor, y todo ese tiempo pesa tanto como cualquiera de esas cosas pesadas que el big bang distribuyó generosa y aleatoriamente  por todos lados para aplastarnos cuando al universo se le hinchan los cojones.

No quiero decir con eso que mis pesos pesen más que los fardos que cargan otras personas, pero la columna vertebral de mi alma no tiene esa información, desconoce los datos estadísticos para establecer comparaciones (odiosas o amorosas) y por tanto, no se siente afortunada por saber que otros sufren más, en realidad se queda muy triste.

Muy triste y muy aplastada.

El caso es que racionalizar el amor no sirve de nada, y cuando empiezo a tratar de convencerme de de que determinado hombre  es educado, simpático, buen padre o buen hijo, conduce muy bien, no bebe como otros hasta convertirse en un imbécil, lee los mismos libros que yo, o prepara la paella como nadie en la galaxia, me queda claro que ya no lo amo y estoy tratando de convencerme a mí misma de lo contrario, cuando de sobra sé que puedo querer  a alguien lleno de defectos, que no lea y que no cocine, si mi corazón así lo manda, y quedarme tan pancha.

Lo mismo pasa al revés. Me he pillado a veces haciendo una interminable lista de todos los defectos y razones por las que no debo enamorarme de alguien y tampoco sirve de nada. Eso sólo demuestra que ya es tarde y me he enamorado de quién no me conviene, porque si me conviniera ya estaría dándome besos en la boca y dejándome con poco tiempo libre para pensar tonterías.

No me gusta esa gente que cuando alguien por quien siente interés, no le corresponde, se lanza a buscarle defectos para que le duela menos el desprecio. Yo soy más retorcida, le sigo viendo las virtudes que me hicieron enamorarme, pero me paso el día y parte de la noche analizando su personalidad para, racionalmente, explicarme a mí misma lo afortunada que soy porque ese hombre a quien yo le daría todos los besos del mundo, no me quiere, ya que seríamos muy desdichados debido a las tres mil sandeces que se me ocurren cada minuto para conformarme.

Puede ser la manera insoportable que tiene de sujetar las gafas mientras habla, su tono al pronunciar la ese cuando dice la palabra sabiduría o la forma como se pasa protector solar los domingos. Es decir, cosas sin sentido que no me consuelan en absoluto pero me quitan las ganas de llorar por haberme enamorado, una vez más, de quien ni sabe que existo.

Son cosas que pasan, dice mi amiga Yolanda, ya se te pasará, dice mi prima Mercedes, eso nos pasa a todas alguna vez, dice mi vecina Sonia y yo a todas les digo que  sí, que se me pasará como siempre se pasa, como el río pasa debajo del puente, pero igual duele y me quedo gris.

Lo que más triste me deja es que a veces, la incapacidad de amarme, no es consecuencia de mis defectos, que son muchos y seguramente me hacen insoportable para ciertas personas, sino de alguna mala experiencia previa que tuvo el caballero que me interesa. Cuando eso sucede, y lo puedo constatar por sus comentarios, me doy cuenta de que la mayor victoria de los que no nos quisieron en su momento, es que nos dejan inservibles para el amor, escépticos, cínicos, descreídos e irónicos.

Y eso sí me hace desistir del amor de esa persona en concreto.

Saber que haga lo que haga y diga lo que diga, de nada servirá porque alguien dañó su capacidad de creer en el amor. Ese hombre que a pesar de no ser perfecto en nada, me parecía ideal para amarlo a todo color, se queda en blanco y negro y ya no despierta mis mariposas sino mis ruedas y mis ganas de alejarme lo más rápido posible

Mi fe en el amor sigue intacta aunque yo esté un poquito más lastimada que la primera vez que amé. Aún creo que el corazón roto puede amar lo mismo que el ileso y que las sonrisas rotas regalan besos perfectos.

Así empieza el repliegue de mis velas ante la falta de viento en el mar de ese hombre que afirma no creer en el amor porque le dio el poder a alguien de su pasado de matarle las ganas de ser feliz amando. Y aunque duela un poquito, va doliendo menos conforme pasan los días. 

El sol viene de nuevo a regalarme algunas horas de primavera en medio del invierno y juega a ser anestesia de almas machacadas.

Isabel Salas