martes, 11 de diciembre de 2018

LECCIONES


Dice mi amigo Federico, que hace muchos años, leyó en un libro una reflexión sobre la vida que lo marcó y nunca la olvidó. En aquellas páginas se afirmaba que la vida era la mejor maestra, y tan buena maestra es, que nunca desiste, al contrario, ella siempre insiste. Nos obliga, implacable,  a repetir algunas situaciones hasta que extraemos de ellas el aprendizaje que necesitamos, y sólo entonces, más  sabios y humildes, con nuestra correspondiente lección aprendida, estaremos autorizados a pasar de fase y cambiar de circunstancias. La vida entonces, nos regala unos instantes de vacaciones y enseguida nos obliga a tratar de vencer otros desafíos, porque ese es su trabajo y para eso estamos aquí, para aprender.

Tengo otro amigo querido, Tonatiuh, que tiene su propia definición sobre la vida, como la tiene sobre casi todo. En uno de los vídeos de su canal,  afirma con su voz más teatral que la vida no es más que la posibilidad de errar. La primera vez que lo escuché me curé simultáneamente de doscientos traumas y me perdoné mil errores de golpe. 

Errar como sinónimo de vivir jamás se me había ocurrido, y por una extraña asociación de pensamientos, me encantó la idea. Tal vez por saberme llena de errores o por la preciosa posibilidad que sugiere tal concepto,  ya que solo puede equivocarse quien está vivo para hacerlo y decide besar, amar, viajar, trabajar, pelear, enamorarse, abandonar un país o un amor, y en fin, arriesgarse a acertar y a equivocarse con cada decisión tomada.

Al final es equivocándonos y aprendiendo a convivir con las consecuencias de nuestros errores y aciertos que mejor aprendemos. Lo que sería vivir dos veces puestos a agradar a griegos y a troyanos.😄

Este año, que está terminando, ha sido un año de intensos aprendizajes y de excelentes oportunidades de crecer como madre y como mujer. He contado con el apoyo y el cariño de diferentes personas, algunas hace muchos años que están en mi vida y otras son recién llegadas, unas que habían desaparecido y han regresado inesperadamente para jugar un papel protagonista en los últimos  partidos de mi campeonato y otras han actuado por breves e intensos momentos fundamentales. A todas les doy las gracias con inmensa gratitud porque sin ellas no habría sido tan bueno este 2018.

Me preguntaba a mí misma hace unas horas si habría aprendido las lecciones que este año que se termina, tenía para mí y, honestamente, no sé si las aprendí todas pero hay dos que definitivamente puedo afirmar que sí. Una ha sido la manera de relacionarme con el dinero que ha mejorado notablemente y otra la forma como detecto y corto de raíz cualquier tentativa de mi corazón de iniciar cualquier relación tóxica.

Lo del dinero es muy importante y necesitaba otra perspectiva para entenderlo y manejarlo, considero que ha sido año muy interesante y que he aprendido mucho, no sé si todo lo que necesito aprender pero definitivamente ha sido muy intenso.

Lo de la toxicidad en las relaciones amorosas  es algo que venía arrastrando hace años y sólo ahora, después que escogí pasar un tiempo sola y recapitular sobre algunas vivencias muy complejas de mi pasado más o menos reciente, es que me siento definitivamente curada de esa inclinación suicida a escoger el "perrito cojo" que durante algunos años me ha invadido. 

Lo sé porque he sido tentada y aún así, no me ha sido difícil cortar el enamoramiento en cuanto he sentido las más leves señales de toxicidad. Hombres complicados, ocupados, promiscuos o indecisos han dejado de interesarme completamente y eso es un gran alivio en muchos sentidos y una gran victoria personal. Ya no quiero salvar a nadie ni creo que gracias a mi amor incondicional determinado caballero puede parar de comportarse de cierta manera para portarse como el compañero que deseo tener caso surja la posibilidad de vivir en pareja.

Ha sido un proceso de varios años, pero durante éste último ha llegado a su etapa final y eso me deja muy satisfecha. Ha sido una conquista y no un regalo caído del cielo, una construcción laboriosa que me ha costado mucho esfuerzo y bastantes lágrimas, pero que como todo lo que me cuesta, siento que ha merecido la pena. 

Se acerca 2019, un año muy importante que llega cargado de promesas pero también de realidades. Mis hijas están bien, aprendiendo cada una sus propias lecciones y creciendo como personas y mujeres cada día más completas, también ambas me enseñan a superarme y las dos me inspiran para ser mejor persona y madre.

Despido este año con un abrazo y recibo el próximo con besos y flores. Aprovecho este momento de recapitulación anual para desear a todos los que frecuentan el Blog o la página de los libros en Facebook una Feliz Navidad, un excelente Año Nuevo, mucha sabiduría para aprender las respectivas lecciones que la vida les tiene reservadas y. como no,  mucho valor y esa pizca de osadía que necesitamos para aprovechar la maravillosa oportunidad de errar que es la vida.

Isabel Salas



12 comentarios:

  1. Mi primer saludo de Navidad y consigue hacer que reflexione sobre mi año 2018. Un año muy raro, de cambios profundos, y aún en transición. Siguiendo impulsos, atendiendo necesidades y porsupuesto errando, pero convencida. Un gran abrazo amiga muy querida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También te quiero mucho. Deseo que tu regreso a nuestra querida Málaga sirva para que encuentres todo lo que anhelas, que tus padres estén bien y tus hijos y nietos cada día más felices. Y porqué no? que la vida nos permita abrazarnos pronto, preciosa. Mientras tanto ya sabes, A HONRRALA!! como nuestra Nieves querría, viviendo por nosotras y por ella.

      Eliminar
  2. Me parece muy bien que hayas decidido dejar las toxinas, solo hacen que enfermarte, encantado de saludarte y me alegro que te vaya un poquito mejor
    Un abrazote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me quedó más remedio, jajajaa la lección fue dura. Felices fiestas y mejor año. Saludos hasta tus maravillosas islas.

      Eliminar
  3. Te leo hace tiempo y te puedo decir que me encanta, me haces llorar, reir y pensar. Te deseo muchos exitos y muchos años de vida para seguir aprendiendo y errando. feliz año

    ResponderEliminar
  4. Feliz Natal. Td de Bom. Parabens pelo su trabalho. Curto muito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obrigada Fabiano, um ótimo Natal e um 2019 maravilhoso para vc e os seus. Abraço

      Eliminar
  5. Debería haber un premio Nobel para los errores más tarados jajajajajaja el lío es que ahí mucha competencia, y de la buena!!! Jajajajajaja uno creyendo que va a ganar y luego llega otro y otro, jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena idea esa de premiar los grandes errores jajajaa. No sé si yo hubiera ganado un Nobel, pero un Goya o un Grammy... casi seguro.
      Felices fiestas y una gran 2019

      Eliminar

Gracias por comentar. Tu comentario será publicado después de revisado. Abrazos