sábado, 22 de noviembre de 2014

PALABRAS PÍSTIKAS



Todos hacemos las cosas que hacemos por razones diferentes
Los que escribimos también. Algunas veces  nos gusta hacerlo para contar un cuento que inventamos o para que nos ayude a pensar en las cosas que nos preocupan. Eso es fácil, porque las hacemos sin pensar mucho quien las va a leer, sólo las ponemos para afuera de nosotros y las dejamos volar donde quieran ir como pájaros que salen de la jaula abierta.
Como globos que se van llenos de nuestro aire.

Pero hoy es diferente. Un amigo me dijo que escribiera algo para unos niños que van al mismo hospital dónde él va y he tenido que leerme el diccionario entero tres veces para encontrar las palabras más Pístikas de todas. Tal vez no sepas que son esas palabras, por eso te lo voy a explicar. Son unas palabras especiales que se esconden entre las otras y hay que saberlas buscar, porque son como los cochecitos o el bolsito de la muñeca, que aunque están dentro de la casa, algunas veces no los encontramos. Porque son pequeños y se nos olvida donde los dejamos, o porque la abuela cambia las cosas de sitio o por lo que sea.

Lo importante es que las palabras Pístikas tienen un poder especial, sirven para hablar de cosas que dan miedo o que no son demasiado buenas sin que tengamos que sentirnos demasiado mal. No te voy a engañar diciendo que son mágicas porque la magia es cosa de cuentos para niños, y aunque tú eres un niño lo que te está pasando es muy real y mereces palabras reales, de gente grande.

Sé que estás mal y que las medicinas que tienes que tomar parece que funcionan muy raro, que cuando termina la quimio sientes mareos y muchas veces  ganas de vomitar. Sé que el pelo se cae y eso no es muy gracioso que digamos y sé que es muy difícil todo lo que está pasando. Cuando las cosas no son fáciles, algunas veces nos enfadamos o nos dan ganas de llorar y eso tampoco es demasiado guay.
Sentirse así.
Cuando te pongas bueno y pasen unos meses te acordarás de esta fase y  mirarás las fotos y a lo mejor te hace gracia, pero mientras está pasando entra poca risa. Lo que mas fastidia es no entender porqué te esta pasando precisamente a ti y a lo mejor has intentado adivinar si lo que te pasa es una especie de castigo por haber cogido unas monedas del bolso de mamá o por haberle tirado del rabo al gato  o cosas peores como hacer llorar al bebé en la cunita.

Pues ya te voy avisando que no. Que puedes quitar eso de tu cabeza. Las enfermedades no son castigos para gente que hace cosas malas. Si fuera así todos esos políticos de los que los mayores hablan  estarían ahí contigo haciendo su sesión de radio. Repito, quítate eso de la cabeza. Tú no has hecho nada malo para que te pase algo malo, sencillamente las cosas malas existen y algunas veces nos toca luchar contra ellas.
Como las cucarachas. Nadie las invita, pero de vez en cuando aparecen. Y no es que las cucarachas sean malas, es que dan asco y no nos gustan a la mayoría de la gente. ¿A mamá le dan miedo? A lo mejor sí, a muchas mamás las hace gritar como locas. A mí misma me daban miedo, hasta que me vine a vivir a Brasil. Aquí también las hay y son tan duras que no se mueren de un solo zapatazo como las que tu conoces. A estas hay que darles por lo menos siete veces para que se desmonten. Por eso, por lo difíciles que son de matar que les perdí el susto y  pasé a tenerles rabia.

Tal vez eso sea bueno cuando tenemos que enfrentar algo demasiado difícil de ganar, como te pasa a ti. Que estás enfrentando una situación muy complicada y sentir un poquito de rabia tal vez te ayude a tener mas valor. Todo lo que ayude a vencer es bueno. El valor es algo muy importante que sirve para muchas cosas. Te ayuda mucho y ayuda a los que están contigo. A los otros niños, a los padres, a las madres, a los hermanos... a todos. Es contagioso como la tos, y cuando está flotando dentro de un cuarto pasa de unos a otros y todos se ponen más valientes. Y para luchar esa lucha que estás luchando...  es mejor ser valiente porque no hay alternativas. No puedes decir que no. Te ha tocado decir que sí  muy pronto a cosas serias, y sé que no estás solo. 

Tienes un ejercito contigo y tu valor ayuda a los demás a ser los mejores. Cualquier ejercito tiene que ser valiente. Imagínate un ejercito de llorones. Nadie los tomaría en serio. Las  batallas no las escogemos, así como tu no escogiste estar ahí, pero sí podemos escoger la manera de luchar en ellas y a mí me gustaría imaginarte como el más valiente de los valientes. Me han dicho  que además de tu familia y otros niños como tú, en tu hospital hay unos médicos y unas enfermeras y enfermeros super Pístikos. Ellos saben muy bien como enfrentar lo que te está pasando. Han estudiado mucho para eso. Sé que te caen bien porque hasta a la hora de las inyecciones intentan ser simpáticos contigo. Sonríen, hacen bromas, traen caramelos en los bolsillos y algunos saben hacer trucos de magia. Es su trabajo, pero un trabajo tan importante que los convierte en personas especiales. Por eso se llaman especialistas.

Y  así se llaman los niños pístikos  como tú. Niños especialistas. Que aprenden desde chicos  a ser valientes, a tener paciencia con las cosas malas. Niños  que un día podrán ser los mejores adultos para cuidar de todos, para alegrarnos. Los mejores conductores de autobús, los mejores camareros, los mejores poetas.
Los mejores amigos de las personas normales que necesitamos  gente como tú para inspirarnos. Gente especialista con alma de artista.

Un beso muy grande para ti. 


Isabel Salas







22 comentarios:

  1. Benditas esas palabras Pístikas, todos las necesitamos. Un abrazo, Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alfredo, ese ha sido uno de los encargos más difíciles de mi vida.
      Más bonito
      Y más difícil.

      Eliminar
  2. Lo comparto Isabel, tenemos que hacer que esta dosis Pístika llegue a todo el que la necesite. Grande amiga!

    ResponderEliminar
  3. Ante un tema tan delicado y difícil como es la enfermedad, has sabido encontrar las palabras para infundir valor y dar ese ánimo que se necesita.
    Esas palabras pistikas que sólo conocen las personas que tienen la sensibilidad suficiente como para sacar una sonrisa y alegrarle el día a cualquiera que lo lea.
    El valor, la ilusión y la esperanza son contagiosas...
    Tal vez tod@s necesitemos abrir el diccionario y buscar en su interior esas palabras.

    ResponderEliminar
  4. Estoy con lágrimas caiendo por mi cara. Porque tengo a un niño, que es de mi familia, al que decirle estas palabras. Me acuerdo d su madre, tan valiente. Me acuerdo de momentos vividos y uf! No soy creyente y estas situaciones me hacen menos creyentes y tus palabras ayudarian a muchos niños y familias. Yo tb he pensado muchas veces Qué estas enfermedades son un castigo y q ningún niño las merece ni deberia sufrirlas ni muchos adultos. Gracias por las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Virginia. Además de las palabras , dale a ese niño un gran beso de mi parte.
      No hay castigos.¿Crees que a los dinosaurios les cayó el super meteorito por practicar sexo fuera del matrimonio?
      Creo que no, que los meteoritos y los canceres y las cosas que joden están por ahí flotando y en algún lado caen. Sin más.
      Muchas gracias por tus palabras. Un gran abrazo.

      Eliminar
  5. Lo he publicado en facebook. Su mamá ya lo ha leido. Estamos seguras que serán grandes personas en un futuro. Le daré con gusto el beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que sí Virginia, cuando ese amigo me pidió para preparar ese texto, me quedé muy preocupada por la responsabilidad tan grande que es encontrar las palabras adecuadas a la hora de hablar de un tema tan delicado. Al final, como siempre la mejor manera es siempre hablando desde el corazón.
      En los pocos días que este texto lleva publicado, me ha traído tantas alegrías y tanto cariño que el esfuerzo de haber leído el diccionario entero tres veces....hoy me parece pequeño en comparacióm.
      Muchas gracias de nuevo. Isabel.

      Eliminar
  6. Alma sensible que tanto bien puedes hacer, ¡gracias'

    Besos fuertes,

    tRamos

    ResponderEliminar
  7. Isabel, esto es más que un trabajo bien hecho, has transmitido todo el amor y la esperanza de manera que llegue al corazón de un niño, su familia y todos los que lo hemos leído. Emocionas, hablas con el alma. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me lo pidió un lector de mi muro del Facebook.
      Un desafío que me pareció imposible porque estaba triste con lo de la muerte de mi amigo y me sentía incapaz. Tardé varios días en darle forma y después me senté a escribir llena de dudas de que palabras usar hasta que me acordé de las palabras pístikas que para eso están.
      Muchas gracias Txaro.

      Eliminar
  8. Palabras tan "pistikas" como tu, que alientan y dan valor a mi ser interno. Saludos y exito en tus proyectos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso estamos Humberto, sin duda, a pesar de las zancadillas y las dificultades.

      Eliminar
  9. pilarica dinamitera19 de febrero de 2015, 11:20

    Me pareció precioso, COMO LO DESCRIBISTE....Es muy doloroso y malo para l@s adult@s .Imagino q" los Nanos "Deben pasarlo muy mal .Salud y dignidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí señora Salud y Dignidad. un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  10. Eres una vitamina isabel, hermoso escrito no solo para los niños pistikas, sino para seres hermosos como mi madre que no merecen ese tipo de castigos, por eso no es un castigo es una prueba... se lo acabo de leer y te manda un fuerte abrazo y el deseo de que sigas difundiendo tanto amor con lo q escribes. De nuevo gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una prueba para niños pístikos de todas las edades.
      Me alegra saber que le gustó.
      Besos a las dos.

      Eliminar
  11. Que tan hermoso texto, Isabel, me has emocionado. Vamos encontrar manera de leer para muchos niños del hospital que te hablé.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar. Tu comentario será publicado después de revisado. Abrazos