lunes, 3 de noviembre de 2014

SIN PALABRAS ADECUADAS

  
 
Me encantan las palabras.
Por sí mismas, por el ruido que hacen al ser pronunciadas o al caer.
Por lo que significan. 
Galleta. Barco. 

Esa imagen mental que se forma en nuestra mente. 
Las fotos de los pensamientos que se pintan con palabras que leemos o escuchamos.
Playa. Viento. Mango.

Palabras mágicas, como abracadabra.
Palabras crueles, como adiós.
Palabras inútiles, como alirón.
Largas , cortas, desmedidas, desmelenadas.
Palabras inciertas y verdaderas.
Floridas. 
De Honor.

Palabras políglotas.
Huecas, pomposas.
Vitales.
Que dan la vida, la risa, la esperanza. Como las que siempre tenías para mí.
Mortales.
Que te dan la muerte.
Que te dicen ha pasado algo. Algo malo.
Y te pones a buscar en tu cerebro entre todas las cosas malas posibles, cual es la que te anunciarán las siguientes palabras, para ver si adivinas mal y no es eso.

Y en este momento...aunque me gustan mucho  las palabras, me gustaría no tener que escucharlas, ni leerlas.
Que desapareciesen los idiomas, las galletas y los barcos.
Que los vientos y  las playas se acabasen...
Que los mangos que tanto te gustaban nunca hubiesen existido y nadie tuviera que decirme que ya no estás.

Nadie sabe ni quiere ser el mensajero de esos mensajes horribles y nadie quiere escucharlos,  y nunca nadie consigue  comunicar esas novedades  con las palabras ciertas.
En este momento, yo tampoco,  encuentro palabras adecuadas para expresar lo que siento pues no es hora de hablar y sí de llorar. 
Y eso haré.

Isabel 


 




























Este es Eric, mi amigo, con Lourdes, el amor de su vida. La mujer con quien compartió los últimos años.
Nunca tuvo una sonrisa tan serena. 
Él siempre me decía que el amor más bonito es el último, me recordaba con mucha guasa que la mancha de mora con otra verde se quita y que él quería estar limpio .
Siempre presumiendo de guapo.
Ya lo sabéis.

Sus ojos siempre brillaron un poquito más que los ojos de los demás. Parecía que siempre estaba a punto de decir una tontería o hacer una broma.
Le gustaban como a mí, los barcos, el mar, los mangos, las galletas y el viento.
El viento para volar, como un pájaro, como aquella cometa gigante con que jugábamos en Vélez, como un avión, como un cohete.

Cumplió su sueño de hacerse piloto y volar por encima de mares azules.
Viviendo a tope. 
Siempre al máximo. 
Siempre dejando amigos en cada ciudad en la que vivió, dejando buenos recuerdos.
Gratitud y personas que lo añoraban.

Escribí esas palabras esta mañana desde mi tristeza y quiero dedicárselas  a Lourdes en primer lugar pues consigo imaginar la magnitud de su pérdida,  pero no quiero olvidar  a todos los amigos y amigas que lo queríamos tanto también, a sus hermanos, a sus sobrinos, y a sus padres.
 
Un beso a todos, sin nombrar a nadie para no  sentirme mal por olvidar algún nombre.







8 comentarios:

  1. Preciosa despedida.
    Encontraste las palabras adecuadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía no me siento bien despedida, pero escribiré sobre él las cosas buenas. las alegres, las que nos pueden hacer reír a todos.

      Eliminar
  2. Gracias por estas palabras tan especiales y sinceras!! eso fue Eric para mi una persona muy especial. Siempre le he admirado. Para mi ha sido parte de mi familia, un tío. Mi alegría era máxima cuando le veía aparecer por mi casa en Caleta los veranos, porque eso era lo que transmitía alegría!! a pesar de ser una niña el jamás me trato como tal, me hacia sentir importante. Siempre me quedare con las ganas de verle una vez mas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Natalia. Te comprendo perfectamente. Eric sabía tratar a todas las personas bien, hombres o mujeres todos terminaban conquistados igual, pues era imposible no reírse con sus bromas o estar enfadado mas de 3 segundos con él cuando desplegaba el "modo" encanto máximo
      .Sabía mirar, sabía escuchar porque a él le gustaban las personas de verdad.No hacía "esfuerzos por parecer interesado", realmente estaba interesado y eso hacía imposible no quererlo mucho.

      Eliminar
  3. Terrible..al fin encontraste las justas y merecidas..Besos, guapa..

    ResponderEliminar
  4. Hermosa despedida! Y para ti amiga, un abrazo muy fuerte que te ayude a sobrellevar la ausencia, no perdida,porque seguro dentro de muchos,pero muchos años,os podréis volver a abrazar. Un beso Isabel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora he entendido yo lo de "algo se muere en el alma, cuando un amigo se va"
      hasta la última coma.

      Eliminar

Gracias por comentar. Tu comentario será publicado después de revisado. Abrazos