martes, 12 de enero de 2016

TE MIRO


Con mis ojos abiertos te veo grande, 
pero cuando los cierro hago un milagro.
Vuelvo a verte chiquita, te cojo en brazos.
Te canto musiquitas.



Con mis ojos cerrados te siento mía,

pero cuando los abro, hago un esfuerzo
para verte mujer y abro mis brazos
que te vieron crecer.

Con mi mente consciente te dejo ir,
corto todas las cuerdas para que vueles.
Te imagino cometa bailando libre.
Ha llegado la hora, debes partir.



Y otra vez la palabra ...

partir de parto, partir de ir.
La palabra tremenda que me partió dos veces,
que siempre que aparece me parte en partes.
En dos, cuando naciste para que tú salieses.
Y ahora....que te vas,
para dejarte ir,
me parte en mil.


Isabel Salas





19 comentarios:

  1. Cuando crecen los hijos, y se alejan, tenemos la sensación de que ya no son nuestros, y la verdad es que no lo han sido nunca, son de la vida, del viento...
    Pero claro, ese recuerdo de cuando eran chiquitos, bajo nuestra custodia, bajo nuestro cuidado, dentro de nuestro vientre para alimentarlos, nos da todo el derecho de sentirlos nuestros, y es que son parte de nosotros, aunque echen a volar sus alas, siempre los sentiremos nuestros...
    Esos ojos atrapan!...Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es.
      El orgullo de verla volar con el pesar de verla lejos.
      y sus ojos, como siempre, brillando un poquito más de lo normal.
      Gracias Carmen, un abrazo.

      Eliminar
    2. Precioso poema con un mensaje hacia tu hija que me ha conmovido. He regresado otra vez a tu blog Isabel.
      He cumplido con mi promesa. Un beso grande

      Eliminar
    3. Me alegra que lo hayas hecho, muchas gracias.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  2. Bravo, bravo y más bravos¡

    IMPECABLE,

    Besos

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Teresa, se lo escribí a mi hija mayor hace unos meses.

      Eliminar
  3. Te parten en dos. Pero tienen que volar y dejar el hogar. Es duro, pero al igual que nosotros un dia lo hicimos, ellos lo tienen que hacer. Cuando me llegue a mi el momento, espero estar tan orgullosa como madre como estás tú de ella. Precioso poema Isabel. Besos

    ResponderEliminar
  4. Una preciosidad de poema escrito con sentimiento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Precioso poema. La hora de partir, la hora a la que mas tememos los padres. Ya el trabajo hecho no queda mas que dejarlos volar

    ResponderEliminar
  6. Llevaba tiempo sin pasarme y me ha complacido de veras el calor de tus versos. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Muy hermoso :) Me encantan tus versos.
    Es importante dejar partir y, aunque te parta en dos, es bueno saber que se puede vivir sin ella.
    Lejos; pero cerca.
    Cerca; y en el corazón
    Un abrazo muy grande.
    A.V.Cardenet

    ResponderEliminar

Gracias por comentar. Tu comentario será publicado después de revisado. Abrazos