martes, 15 de noviembre de 2016

FELICES

Se separaron y fueron felices para siempre.
Y sus gargantas,
y los vecinos...
los perros del vecino.

Todos mucho más contentos.
Y más tranquilos. 

Isabel Salas



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Tu comentario será publicado después de revisado. Abrazos