sábado, 25 de noviembre de 2017

NI UNA MENOS


Violencia salvaje
doméstica,
cromática.

Violencia seglar
o improvisada
de siempre y cotidiana,
ajena,
y familiar.

Violencia de lacito morado
corazón apretado,
hombros caídos,
pecho asustado
y los ojos,
igual que los lacitos.

Los lloros y los golpes
los dejan moraditos.

Violencia de hoy,
de mañana, 
de cualquier día,
de noche.

De después de unos tragos,
de cena fría
o que te empuja
tras un reproche.

Violencia de casa
guardada por cortinas
gritos de comedor
golpes en baños
patadas en cocinas.

Y siempre siempre
al recontar los daños
pienso en la violencia
que asola al mundo
y asola a las mujeres
año
tras año,

Isabel Salas

3 comentarios:

  1. Y duele el alma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho, duele cada gota de sangre con todo lo que está pasando. El patriarcado se defiende matando mujeres.

      Eliminar

Gracias por comentar. Tu comentario será publicado después de revisado. Abrazos