domingo, 11 de septiembre de 2016

POR SUPUESTO ERES TÚ.




Podría decirte que no eres tú, que soy yo. 

Decirte que nada hay en ti  que me impida quererte, que eres un hombre magnífico en todos los sentidos y que cualquier mujer estaría orgullosa de compartir su vida contigo. Podría decirte, incluso, que hay algo en mí que me impide quererte, que debo ser idiota porque otra explicación no tiene que yo deje  pasar esta oportunidad de oro que la vida me regala trayéndote hasta mí.

Podría decirlo y parecería verdad, pero una verdad hueca, simplemente una cascarita de verdad, frágil y llena de eco, pues la verdad maciza es que yo no tengo la culpa de no amarte y no sé por qué no puedo decirte que simplemente no te quiero sin temor, a que con más de cuarenta años, reacciones como un niño llorón y trates de hacer que yo me sienta mal por herir tus sentimientos.

Creo que si aún no aprendiste a  gestionar la realidad tienes un gran problema y se nota de lejos que estás acostumbrado a que tu mamaita y tus ex novias te adornen las verdades para que no sufra ese corazoncillo blandengue que tienes. Ese músculo tan poco apto para ir por el mundo como va un adulto, enfrentando las contrariedades de la vida sin hacer pucheros y sin poner cara de niño abandonado imitador del gato de Shrek.

Si yo fuera una ONG para pretendientes descartados te diría todo eso, y juraría que la culpa no es tuya, pero como no lo soy,  he decidido decirte la verdad y que es mejor que sufras del tirón todo el dolor de verte rechazado en un instante a que yo tenga que estar fingiendo que te quiero el resto del verano mientras sufro yo por tener que aguantarte.
Mejor dejarlo ahora que como aquel que dice acabamos de llegar y aún tenemos tiempo de pasar el resto de las vacaciones con alguien con quien tengamos más afinidades.

Tú búscate una Disney girl que necesite que le hablen de amor antes de  meterse en una cama para no sentirse una perdida con las culpabilidades consabidas, que a mí me duele la cabeza de escuchar tus tonterías románticas y empalagosas cuando los dos sabemos que dentro de unos meses ni sabremos quien somos, ni de donde venimos ni adónde vamos. 
Esas dudas eternas que inventaron los griegos y así nos va.

Yo me buscaré un  hombre que hable menos y haga más, menos llorón, más risueño y sobre todo  que me guste y me deje loca. pero no loca por correr en dirección contraria como me dejas tú.

Espero haberme explicado bien y que no queden dudas: La razón principal para no quererte, eres tú.

Y mejor no darle más vueltas.

No soy yo, eres tú.

Y tus circunstancias.
Aunque tienes unos dientes preciosos. Eso sí.

Isabel Salas







 




12 comentarios:

  1. Así es mejor, supongo. La verdad no debe doler sino despertarnos de nuestros errores. Saludos. Que pases un buen domingo soleado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si es mejor, pero es mucho más divertido.

      Eliminar
  2. Jajajaja, lo cortés no quita lo valiente. Por lo de los dientes, claro. Una elegante ruptura, lejos de aquello tan manido de que si "te mereces algo mejor" o "la culpa es mia, no tuya". Vivir con un Peter Pan, hombre o mujer, no hay Dios que lo aguante. Muy bueno, Isabel. Como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso tienes razón. Estamos todos un poquito hartos de tanto adulto infantilizado y que además presume de sentirse "joven" con sus más de 40.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Blanco y en botella, claro, clarito.
    Contundente, Isabel.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Tratamiento de choque y sin anestesia.... ¿Se curó? Mejor dicho: ¿se va a curar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso nunca se sabe...pero no será por falta de oportunidad.

      Eliminar
  5. Jajjajajajajajjajajaja. "Más vale una vez colorado"...

    ResponderEliminar

Gracias por comentar. Tu comentario será publicado después de revisado. Abrazos