viernes, 31 de octubre de 2014

DOS ACIERTOS



He cometido muchos errores en la vida.
De cálculo.

Por impulso.
Por ignorancia o por tozudez.
También he tenido grandes éxitos.
De casualidad.
Por ignorancia o por suerte.
Pero dos aciertos se destacan entre todos.
Mis dos hijas. 

Siempre quise criarlas con alas, para volar, y no con anclas ni raíces que las sujeten. Siempre las imaginé libres. Libres de ir. De volver. Libres de ideas preconcebidas, de miedos, en la medida de lo posible. Libres de la esclavitud de las opiniones de los demás y del miedo a ser juzgadas. Libres para desear sin miedo, para intentar metas propias, equivocarse  y reconocer el error con risas. 

Está siendo muy difícil porque nadie puede enseñar lo que no sabe y para poder ser ejemplo he tenido que aprender a ser libre yo. 
Aprender a la bulla...a lo loco.
Con prisas.


Todavía estoy aprendiendo y ni de lejos soy ese ejemplo que me gustaría ser. Espero que ellas un día lo comprendan y sepan ser indulgentes con su madre aprendiz, que perdonen mis arrebatos... y recuerden tantas horas de convivencia donde las tres aprendimos juntas a perder los miedos y hacernos valientes. 
Deseo que esos recuerdos sirvan de inspiración para las horas malas que vendrán, porque la vida es así, y ni siempre nos ofrece el lado dulce.  Un día tal vez se rían al comprender que era yo la que aprendía con ellas y no al contrario y ese día tal vez admiren lo buena actriz que era su madre...y  me den un Oscar.


Isabel Salas



8 comentarios:

  1. Un Oscar te entrego yo por adelantado, el papel de madre lo merece. Besos

    ResponderEliminar
  2. Creo que todas las madres y padres, nos sentimos identificados en tus letras. Aprendemos de ellos cada día, no hay una escuela donde nos den un certificado o diploma y nos preparen para para ser madre,jajaja pero lo que es seguro es que vivimos y morimos por ellos y lo hacemos lo mejor que sabemos. Muy bonito Isabel.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Marisa, aprendemos de ellos y con ellos.
      He disfrutado de la maternidad desde niña anticipándome a la llegada de mis embarazos. He aprovechado la gestación, he dado de mamar, he tenido la suerte de tener la sabiduría que me ha faltado para otras muchas cosas en la vida...para disfrutar del placer de ser madre y de todas esas fases he aprendido mucho sobre mi misma y sobre las cosas que realmente me importan.
      Después he tenido esas dos maestras de las que espero seguir aprendiendo muchas cosas todavía.
      Un gran abrazo y me alegro mucho que te haya gustado.

      Eliminar
  3. Aunque se comprenda es tan difícil en mi opinión el papel de madre como de hija.
    Las inquietudes siempre están ahí.
    Besos amiga no post que no me agrade.
    Cuando quieras espero una visita tuya.

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, es difícil.
      Poco tiempo estos días, pero prometo ponerme al día.

      Eliminar
  4. Cuando pienso que en lo difícil que es ser padre me pongo en el lugar de mis hijas y pienso:
    ¡Vaya también tiene que ser difícil ser hijas!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar. Tu comentario será publicado después de revisado. Abrazos