domingo, 7 de diciembre de 2014

LA ÚLTIMA MEJILLA

                          El Arte en el Parque: Escultura "LA OTRA MEJILLA" de James Mathisson


Ya puse todas las mejillas.
Me han dado hostias en todas.
En la primera, en la otra... en la siguiente...
En todas.
Las hostias  parece que no han terminado,
sigue habiendo muchas.
Pero por suerte las mejillas sí.
Ya no me queda ninguna.

Vamos a probar otro método a partir de ahora.


Isabel Salas

16 comentarios:

  1. Muy bueno, Isabel..!!La última mejilla..No sé yo si a mi me quedará alguna, auqnue pocas son las mejillas y siempre demasiadas las las bofetadas..Besos guapa, como siempre, superocurrente :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso preciosa.
      ocurrente...puteada...jajajajaa llámalo como quieras

      Eliminar
  2. Como solo tenemos dos será que las pones repetidas veces, por lo tanto puede que el round de bofetadas sea eterno...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inicialmente son dos, después vas inventando otras...y al final te alegras cuando se te termina la creatividad y ya se acaba ese absurdo.
      Yo dedico ahora la imaginación a otras cosas mucho mas divertidas.

      Eliminar
  3. Y las llevo en el alma recogidas...
    Un manojo de brezo en flor arranco,
    me ha venido como en la tarde aquella
    como la paz el bien, como la altura
    en el aire que se cierne, como el trigo
    cuando contigo mi ventura de silencio,
    o te lo digo simplemente y a ti, tu, mi ventura.

    Te tengo en la memoria y la presencia,
    más alla del comienzo y el olvido.
    más aca de la rosa y certudumbre,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece muy bien Sebastián. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Jajaja, extendido y feliz como una alberca, abrazos.!!

      Eliminar
    3. ¿Pensaste que no adivinaría que eras tú?
      ¿Rascayú????

      Eliminar
  4. De mejillas abofeteadas estamos hecho, supongo. Has pensado no ponerlas más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso. ahora voy a usar otras partes del cuerpo...
      O correr...
      o algo

      Eliminar
  5. De nuevo se me han separado las palabras.Cosas del teléfono.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pasa nada, lo importante es participar. Un abrazo

      Eliminar
  6. jajajaja!...pobres mejillas, si supieran que hasta en el mismo lecho de muerte, seguiremos recibiendo hostias!...
    Muy bueno Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero a la fuerza. Digamos que la "mejillas voluntarias sin fronteras" son las que se acabaron.
      Besos

      Eliminar
  7. Esa posición tan arraigada de nuestra tradicional educación cristiana me confunde. Sin ir más lejos, creo que cambiaré la orientación y a partir de ahora, generaré fuerza a mi alrededor de una manera consecuente. Porque ayudar a los demás no es sinónimo de padecer de masoquismo. Creo profundamente en el sentido común y la heterodoxia, por eso de hacer el bien y huir de la gente insana, vampírica (que te roba la energía) y profundamente maliciosa.
    Gracias por tu ingenioso post, yo también probaré otro método y antes de poner mi otra mejilla miraré si vale la pena recibir un hostión. No vale cualquiera, jeje
    Un beso, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias a ti. Todos tenemos que repensar sobre los supuestos valores cristianos con los que nos han criado. Los buenos son anteriores al cristianismo y los genuinamente cristianos suelen ser una mierda que hacen sufrir mucho.

      Eliminar

Gracias por comentar. Tu comentario será publicado después de revisado. Abrazos