lunes, 21 de septiembre de 2015

LA RAZÓN



Y lo peor es que tener la razón, muchas veces no sirve de nada, a veces me siento como ese ciclista que muere atropellado porque el coche se saltó el Stop, muere cubierto de razón, el error es del auto, pero quien muere es él.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Tu comentario será publicado después de revisado. Abrazos