viernes, 4 de septiembre de 2015

EL NIÑO SIRIO


El niño sirio,
 sin querer, 
siendo tan chiquito,
ha entrado en la historia
por la puerta cruel del dolor maldito.

Ha entrado flotando,
muriendo y llorando,
sin que tú,
ni nada ni nadie
oyese su grito.

Su foto recorre las redes,
las televisiones
y los corazones.

Sin rostro y sin sonrisa,
despacito, 
mecido por olas de agua
sin prisa, 
sin vela de deseo,
desde su foto viral
muestra el lado feo,
del crimen sin castigo
al mundo inmoral.

En nombre de tu madre, 
muerta contigo,
yo te pido perdón
 y te bendigo.

Isabel Salas


4 comentarios:

  1. Precioso escrito, pero triste que tengas que hacerlo sobre ese niño y todos los que están como él, intentando buscar algo mejor de lo que tienen. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, sobre los niños sólo se debería poder escribir poesía que hable de juegos, de dulces y de sonrisas, pero mientras tragedias como ésta sucedan es justo que cada uno mantenga viva su memoria de la manera que sabe. Unos dibujando, otros escribiendo otros cantando y otros divulgando lo que está pasando todos los días con los niños del Sáhara, los del pueblo Wayuú, los africanos, los de Gaza o los que sean, porque los niños son de todos sean de donde sean. Besos Soraya.

      Eliminar
  2. Simplemente 3 añitos...me duele un "algo" dentro...ningún niño se merece la muerte, pero menos una así de cruel y llena de soledad...me mata, Isabel. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido la gotita que ha colmado el vaso de muchos. Besos Hada.

      Eliminar

Gracias por comentar. Tu comentario será publicado después de revisado. Abrazos