martes, 10 de octubre de 2017

CEDER



A veces tienes que ceder.

Eso te dicen, que en la vida hay que saber ceder y tú, que quieres ser sabia y portarte bien, cedes.

Y cedes desde que te echas a andar, maldita sea.
Transiges en la escuela,  en el tobogán del parque, en el kiosko de palomitas. Cedes con tus hermanos, con tus hijos, con tus hombres.

Cedes asientos en el autobús y cedes la vez en la fila de la carnicería porque esa otra mujer parece aún más cansada y más triste que tú y llegó arrastrando esas piernas llenas de varices gruesas como dedos y a ti se te ocurre que cederle el lugar es una idea estupenda, así que lo haces y la haces sonreír y ella dice gracias y después le regalas tu tiempo y escuchas cómo te explica que está esperando que la llamen para operarse desde hace trece meses mientras tú piensas cuánto tendrás que esperar tú cuando tus venas te abracen por fuera y quedarte en pie sea una tortura.

Cedes también la película en el videoclub a tu vecino depresivo que estaba loco por verla o en las discusiones con tu cuñada porque no quieres joderle la puñetera Nochebuena a nadie, y menos a tu suegra que cuando se queda contrariada le da por beber y al final te toca a ti llevarla a urgencias.

Poco a poco te vas perfeccionando en el arte de ceder y un día estás cediendo en la negociación de gananciales a la hora de una separación o en el valor de tu hora laboral porque más vale un grifo goteando que cerrado cuando lo que gotea es dinero. 

Te especializas en el arte de ceder y cedes.

Cedes y cedes hasta que un día de pronto, te das cuenta que ceder se parece demasiado a conceder, a transigir, a dar o a entregar. Con la boca seca saboreas el sabor de otros verbos más cabrones como consentir, abdicar o claudicar y te parece que tienen el mismo gusto que desistir y entonces, simplemente, decides que ya no cedes más de momento.

Recuerdas que una vez te dijeron que a veces hay que bajar un escalón para poder subir tres más tarde y que lo bajaste, y más de dos y más de tres, y hoy, de pronto, así como si hubiese llegado volando desde quién sabe dónde, se ha posado ante ti la hora de empezar a subir de nuevo.

Levantas el pie, calculas la altura y decides que no cedes más.

El escalón es tuyo, el pie también, la rodilla y las ganas de subir. Todo lo tuyo quiere subir y los primeros pasos te llevan ante una librería especializada en diccionarios.

Cuando te preguntan que deseas , la respuesta sale de tu sonrisa de par en par, oliendo a brisa de playa:

- Un diccionario de antónimos por favor.

Isabel Salas






6 comentarios:

  1. Muy bueno... y que cosa mas cierta, hay un día en que nos llega el momento de concedernos a nosotros esos escalones que le cedimos a los otros. Por experiencia propia debo decir que el momento mas refrescante de mi vida, ha sido ese en el que decidí cada mañana untarme mucho aceite para que todo lo demás me resbale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es un punto de inflexión necesario y antes o después debe llegar .
      Un besote Ratch

      Eliminar
  2. Estupendo ejercicio de reflexión, muy bien conducido.
    Creo que la gente buena en un momento de su vida hace un ejercicio de resiliencia y aprende a repararse, es el momento de ser asertivo, defender con respeto tu decisión, tu postura y no bajar escalones.

    Todos mis respetos a tu arte escritor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando dejamos de confundir ser bueno con permitir que te tomen por idiota es lo que suele pasar,que paras de ceder y opones resistencia cuando te quieren volver a tomar el pelo. Tardas pero reaccionas.
      Un beso, gracias por tus palabras.

      Eliminar

Gracias por comentar. Tu comentario será publicado después de revisado. Abrazos