jueves, 19 de diciembre de 2019

ARDILLA Y FLOR (AMARILLA)


 Y he aquí,
que en medio de la hecatombe, 
una ardillita de Viena,
antes que mi alma se combe
doblada por el dolor,
me obsequia con una escena
que a los perversos humilla
cuando acerca su mejilla
a la una magnífica flor
que simboliza el dolor
que a nuestro siglo
mancilla.

Entre cambios de gobiernos,
elecciones, votaciones,
terremotos, desconciertos
corrupción y vacaciones, 
esta ardillita ejemplar
con su gesto peculiar
nos recuerda que abrazar, 
besar, oler, disfrutar
acariciar y mecer,
son sinónimos de amar.

Isabel Salas

2 comentarios:

  1. Realmente bello,solo podía estar escrito por una mujer,te he descubierto hoy,a partir de aquí,tienes un admirador más.Gracias por tus poemas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegra que te haya gustado, yo me quedé enamorada de la carita de la ardilla y de la fotografía que capturó ese instante precioso

      Eliminar

Gracias por comentar. Tu comentario será publicado después de revisado. Abrazos